III Concurso de Historias del trabajo Talleres de escritura creativa Fuentetaja y Fundación Escritura(s)

Convocatoria cerrada

405participaciones

III Concurso de Historias del trabajo

Ver bases
×

Admisión de originales: del 12 de marzo a 11 de junio

Periodo de votaciones: del 12 de junio al 11 de julio

Fallo del Jurado: el 31 de julio

Ver instrucciones y bases

Historias de una camilla 

Laurita

07/04/2018

-¡Coño Teresa! ¡Era mi mejor amiga y se acostaba con mi marido! -Relaja, Juana, relaja- le respondí con tono suave y colocándole la cabeza de vuelta en el agujero de la camilla. Con los ojos mirando al suelo y los hombros menos tensos, Juana seguía farfullando entre dientes sobre aquel atroz episodio. -Todo comenzó hace...

Tu puntuación:

41

99

Creados para trabajar 

Jeison Muñoz

12/03/2018

Lo primero que existió en el mundo efectivamente fué el trabajo, pues, si nos vamos por el aspecto Bíblico, Dios concibió el mundo desde el material esencial llamado trabajo, ya que por medio de él es que hoy en día existen las cosas. Y lo hizo con un sólo fin, enseñar a la raza humana...

Tu puntuación:

42

119

Ayúdame a salvarle 

Ayúdame a salvarle Concha Martín El sol de poniente se reflejaba en la cristalera de la fábrica y teñía de tonos rojizos el descampado por donde subía el maldito camino de la cantera.Teodora cerró la ventana estremecida por los recuerdos. Ha habido un derrumbe, señora, su marido… Su hijo estaba a punto de llegar del...

Tu puntuación:

83

195

El Cinematógrafo 

“El ochenta por ciento del éxito consiste en estar allí” Woody Allen Y estar estaba, recogiendo huevos entre las gallinas, arando, cultivando lechugas, tomates y repollos para el cocido que la abuela cocinaba los domingos, sulfatando las viñas con el mismo mono azul de siempre, limpio pero con manchas de pintura, montando a Cóndor al...

Tu puntuación:

181

642

Una vida en una carta 

Martín Urriarte camina muy lento. Casi se diría que sus zapatos, antiguos y brillantes de puro lustrado diario, tardan una eternidad en pisar la antigua vereda. Se ayuda con un bastón, se lo recomendó el doctor:» si no puedes dejar tus paseos lleva un bastón, le aconsejó, a tu edad una caída puede significar la...

Tu puntuación:

150

474

La buena vida. 

adrian lopez

15/05/2018

¿Dónde estoy? Otra vez no… Vaya dolor de cabeza. Al menos despertar al lado de la playa es agradable. Tengo que dejar de beber tanto, cualquier día acabo en Dios sabe dónde. Creo que es hora de marchar para casa. (En un bus dirección a su domicilio). Ya va siendo hora de que encauce mi...

Tu puntuación:

49

184

Ya qué, ya fue 

Una carrera terminada y los deseos de empezar a trabajar. Una vacante a la vista y una llamada para cuadrar la entrevista. Que no. Que no es lo que buscamos. Que le falta experiencia. Otra vacante. La misma hoja de vida y otra entrevista que no fue bien vista. Otro no. Otro sueño destruido. Otro...

Tu puntuación:

60

407

No busco trabajo 

No busco trabajo. Ya he sufrido bastante. Siempre el mismo demonio con diferente disfraz. Me imagino le llaman trabajo porque eso mismo cuesta levantarse y acudir a él. Una vez tuve trabajo. Los empleados decían que el edificio estaba enfermo. Decían que más que una institución era una carnicería de empleados a quienes le exigen...

Tu puntuación:

41

111

Escenas de oficina 

La mayoría de nosotros estamos deseando que nos toque la lotería, que nos prejubilen con un sueldo vitalicio o lo que sea con tal de vivir y dejar de trabajar. Pero para Carmen el hecho de tener un trabajo significaba que estaba viva, que era alguien útil y de provecho. Para ella, ir a trabajar...

Tu puntuación:

72

139

UNA CABEZA EN OBJETOS PERDIDOS 

Me pregunto cómo pudo él perder la cabeza en una tarde de primavera. Dicen que fue en la quinta esquina, una mesa de juego «siempre el juego». Tal vez lo hizo para intentar llamar la atención, desaparecer del mundo por unas horas, puede que fuese también por estrés laboral, explotado hasta su máximo rendimiento. Las...

Tu puntuación:

81

290

Función imposible 

Aquella funesta mañana venía de darme un masaje de manos, brazos, hombros, cuello y cara. Al ver el libreto de La casa de Bernarda Alba sentí un ataque de alegría, pensé que iba a interpretar a Adela. “Eres una Bernarda Alba soberbia. Un papelón para tu nueva etapa, no te quejarás” dijo la directora mientras...

Tu puntuación:

37

261