Perfil público

leon moreno torres

lleida - España

Número de obras:6
Lecturas de sus textos:122
Votaciones recibidas:31
Obras que ha votado:11

Delta,(La siega del arroz)

En esta tierra donde,parte de la parte animal del hombre,-la irritabilidad-, parece haberse quedado a las puertas.En esta tierra donde, los jóvenes,- mocitos todavía-, se divierten, como antaño, en los campos.

Vi ayer,- a la hora de la siesta-,como reunían la cuadrilla después de la primera siega.
Se reunían junto a la acequia, sobre el puente, que lleva al pequeño cementerio del pueblo.

Desde allí, montados en sus bicicletas, tomaban agrupados, camino al primer campo de arroz segado, en busca de las los gallinetas de agua.

Al rato largo, cuando el sol ya escondía la melena tras la sierra; las voces y el chapoteo en el agua, cerca del puente, llamaban de nuevo mi atención.

Los jóvenes envueltos en cieno,- ya seco sobre sus cuerpos-, entre comentarios y risas; dejaban dentro del agua su frustración, además del lodo que los cubría.
En el recuerdo, dejaron las carreras y los carcajeos. También lo que aconteciera el día anterior, cuando ambulancias y bomberos circulaban con las sirenas encendidas por el mismo recorrido.
Alguien se estaba ahogando en uno de los canales cerca del pueblo vecino, Pero ayer la tecnología del teléfono móvil hizo que rápido avisaran a los servicios para salvarlo.
Un corro de mujeres se iban reuniendo junto a la última casa,- a la salida del pueblo-,esperando noticias.
La morbosidad de la muerte,- del acontecer ajeno-,pone en marcha esa volición que brota: de lo desagradable, de la aversión. Poniendo en marcha todo tipo de comentarios manifestación de tantos egos reunidos.
Pero eso fue ayer, y hoy ya no hay recuerdo, entre los mozos indolentes.
Ellos hoy salían a divertirse, con esa voluntad de cazar la presa, la gallineta de agua.
No hubo suerte, pero disfrutaron. Corriendo entre el barro, persiguiendo de un lado a otro el oscuro ave, que salía de los arrozales contiguos, -a campo abierto-, buscando el grano que dejaran caer aquellos ruidosos monstruos de hierro,- con mil manos-, pintados de verde
Lo comentaban entre risas, metidos en el agua de la acequia, mientras quitaban el lodo de sus cuerpos, de su rostro, de su ropa.
El anciano labrador, que cuida el huerto junto al puente, en medio del revuelo preguntaba:
-¿Hubo suerte?...
La respuesta, de los jovenes alborotados,-entre risas-, fue negativa.
El anciano volvió a hablar, rítmicamente, con consuelo.
-Es el primer campo segado…
Descalzos y chorreando, con restos de lodo seco en sus espaldas, salían del agua, a caminar por la gravilla en busca de sus bicicletas.
Su Yatna estaba completo…, por este día.

Expandir biografía Reducir biografía

Interesado por: Me interesa la literatura en un sentido amplio, sin predilección de género, Microrrelato, Cuento corto / relato breve, Poesía

Autores o libros favoritos: Neruda,Dario, Marquez

Obras favoritas de leon moreno torres

Ver más favoritos

Personas a las que sigue