III Concurso de Historias de la calle Talleres de escritura creativa Fuentetaja y Fundación Escritura(s)

Convocatoria cerrada

683participaciones

III Concurso de Historias de la calle

Ver bases
×

Admisión de originales: del 7 de diciembre al 12 de marzo

Periodo de votaciones: del 13 de marzo al 12 de abril

Fallo del Jurado: el 30 de abril de 2018

Ver instrucciones y bases

El Tigre de Arganzuela 

Pablo Bigeriego

12/02/2018

Desayunó un café descafeinado con leche de soja observando cómo asomaba el Sol trémulamente tras el telón de cipreses que coronaban la loma del cementerio. El agua discurría tediosa y tímida. Sobre su lecho arenoso reposaban los patos aburridos. Sólo las gaviotas alborotaban el lento transcurrir del Manzanares. Era un barrio humilde que despertaba perezoso...

Tu puntuación:

583

1970

La Calle de los Sueños 

Una mañana apareció de repente. Allí sentado, junto a la verja de la «casa grande», como solíamos llamar a aquella mansión deshabitada desde hacía más de un siglo, y de la que nadie sabía quién era su propietario. Esa mañana sorprendió con su presencia a todos los vecinos de nuestra calle; ahora sé que no...

Tu puntuación:

413

1181

Black Witch 

Mis manos blancas contrastaban con la piel negra como el azabache de mi bebé. La cogí de la cuna en brazos y la metí en su cochecito. Aún dormía. Debíamos salir pronto de casa. Perla nació cuatro meses atrás, una noche de Luna menguante y de mariposas nocturnas. A esa misma hora su padre, mi...

Tu puntuación:

339

902

Cinco euros 

Amanece sobre el chapitel azul y blanco de la iglesia de San Miguel, donde unas gotas de rocío resbalan hacia el frío metal de mi punta de flecha. Pegada a mí, soldada a una roída varilla, una ballena; dicen que para gobernar mi rumbo. Yo jamás la vi. Como sea, juntas coronamos el cielo de...

Tu puntuación:

320

1264

El callejón de los chicles 

Karola Cosme Ruiz

24/12/2017

Mi abuelo Telmo cuenta que cuando yo tenía dos años, la tía Carmen me tendió su vieja cámara de fotos y desde entonces no han podido quitármela de las manos. Aún conservo el leve recuerdo de la cantidad de botones que pedían a gritos ser presionados, y la ventana liliputiense por la que veía todo...

Tu puntuación:

312

1245

El señor de los perros. 

Ricardo Ruiz.

22/02/2018

Lo encontré tendido; casi inerte, sobre la acera junto al parque. Abrí su boca escondida bajo una sucia y enmarañada barba intentando llenar de vida sus pulmones; y mis gritos de auxilio se acompañaron del rítmico movimiento de mis manos en su pecho al compás de un, dos, tres, cuatro y cinco. Arquímedes se moría....

Tu puntuación:

280

469

La niña de los ojos marrones 

Adriana Suiu

11/03/2018

-¡Te vamos a devolver con tus padres y tus hermanos! me gritaba mi madre adoptiva. Estas eran las palabras que siempre las oía en mi mente, porque sabía que si hago algo mal, es lo que me podría pasar. Entonces me ponía a llorar horas y horas sin parar, algunas veces sin motivo alguno, solo...

Tu puntuación:

258

523

La calle de sus sueños 

Edu Gonzalez

07/12/2017

Desde el sillón que mece la pesadez de sus lustros, Serafín examina el polvo de la avenida a contraluz, mientras los millones de partículas terrosas, como una invasión de atomísticas naves alienígenas, se despegan del asfalto con el paso de los automóviles y se arremolinan en el caldeo atardecer de la ciudad, para posarse de...

Tu puntuación:

253

1034

El bebé 

―¡Mirá, Ernesto!, ¡una calesita! ¿Damos unas vueltas? ―¿Unas vueltas en la calesita? ―Sí. ―¿No me lo dirás en serio? ―¡Sii!, en serio: ¡me encanta la calesita! ―Pero oíme, nena, hace un minuto me decías que estabas mareada, que se movía el suelo y que te costaba caminar, y ahora me decís que querés subirte a...

Tu puntuación:

213

494

Chocolate caliente 

Como todos los domingos había salido temprano de su apartamento para ir a tomar una taza de chocolate con porras. Ese era su premio, endulzarse las mañanas. Los domingos le gustaba dejar a su marido con las niñas y dar un paseo en solitario hasta casa Aranda, donde servían el mejor chocolate a la taza....

Tu puntuación:

201

539

UN DÍA CON SU ASESINO 

Aquel año, además de negro carbón, los magos de oriente fueron benévolos y a Eusebio le habían traído su primer balón, con el que jugaba en un parque solitario. Corría y corría detrás de su pelota pero, para que aquel juego fuera más emocionante, necesitaba de un contrincante digno. Y su deseo se materializó: un...

Tu puntuación:

198

551

Alfonsito 

La frágil silueta marchaba apoyada en su bastón. La cojera que arrastraba, desde hacía años, le mordía la cadera cada vez con más rabia y el dolor aumentaba día a día. Era muy conocido en la zona aunque pocos lo apreciaban realmente. Para algunos era Alfonso, para la mayoría Alfonsito y para nadie don Alfonso....

Tu puntuación:

192

1024