Perfil público

Carmen Balmaceda

Gob, Virasoro- CORRIENTES - Argentina

Número de obras:7
Lecturas de sus textos:325
Votaciones recibidas:64
Obras que ha votado:28

Soy profesora, a cargo de una biblioteca escolar en una Escuela Técnica en ambos turnos. tengo 4 hijos 1 nieto. divorciada hace 10 años.

Expandir biografía Reducir biografía

Interesado por: Me interesa la literatura en un sentido amplio, sin predilección de género, Cuento corto / relato breve, Poesía, Biografía / autobiografía / diario / géneros íntimos / cartas, literatura personal

Autores o libros favoritos: Pablo Neruda, Mario Benedetti.

Obras independientes de Carmen Balmaceda

Participaciones de Carmen Balmaceda

Cuarentena

Carmen Balmaceda

Historias de mayores

NAVEGANDO Dulce, suave salvaje hasta estremecer, pero a la vez incita recorrerlo, primero con la mirada. Tomo aire, veo como se amalgama el horizonte, deseo disfrutar el crepúsculo desde otro ángulo. Me sumerjo siento su frialdad me deslizo suavemente, la arena exfolia mis pies, es tan placentera la sensación, una ola viene a mi encuentro. Recuerdo la razón de estar allí, los dos tripulantes aguardan y ayudan a ingresar a la barca, recibo la caricia de la suave brisa, el astro mayor comienza su retirada, los colores que observo en el horizonte, hace pensar que cuando llegue a la quinta de las siete puntas, donde joven solía ir a alentar a Mojarrita Agüero, quien pasaba días sumergido en el agua atado de pies y manos, muy devoto de la Virgen de Itatí, a quien escolto a nado en el año 1997, para cumplir una promesa, acompañado por Goyo Alcaraz ( itateño), escoltaron en el río Paraná, durante 35 días. Miles de fieles recibieron a la Patrona de Corrientes, se detuvo en 30 puertos, Ese día en la dársena norte hubo toques de sirenas, marchas y chamamé. Se dice que más de 200.000 personas pasaron a saludar. Recorrieron 1.280 km escoltada por Luis Agüero, un devoto que hizo todo el trayecto nadando. La emoción de los correntinos y porteños que esperaban a la Imagen, era la primera vez que la Virgen entra por el puerto a Buenos Aires. Muchos se instalaron a la mañana porque deseaban tocar la imagen y cumplir alguna promesa, cada uno tenía una historia personal que deseaba agradecer a la Morenita. Correntinos que viven en Buenos Aires hace mucho tiempo siguen siendo devotos de la Patrona de Corrientes. Mojarrita llegó nadando hasta el puerto de Tigre, el 27 de febrero. A partir de allí, siguió la procesión en el buque, por la contaminación del agua. Perdió un hijo en forma trágica, asistía a una escuela Técnica con apenas 14 años de edad. Era su adoración, nunca lo olvidó, este hecho lo marcó mucho, permanentemente recordaba a su hijo, siempre decía- ojalá pueda reencontrarme con el cuanto antes. Exaltaba los valores de la vida y buscaba alejar a la juventud del alcohol y las drogas. Agüero propuso la idea del viaje a la Arquidiócesis de Corrientes, porque la Virgen le salvó la vida a su mujer. En 1982 ella sufrió un derrame cerebral. “El médico ya había hecho el parte de defunción, yo le rogué a la Virgen que la salvara”, cuenta Luis. La mujer se salvó, además le contó a su esposo que había visto la luz que le decía “ve a cuidar a tu Eduardito” el hijo menor del matrimonio fallecido trágicamente. Así el nadador homenajeo a la Patrona de Corrientes y la llevó a todos los pueblos de la ribera del Paraná, en cada puesto miles de personas aguardaban. La inquietud fue bien recibida por el Arzobispado y la prefectura Naval, que se encargó de llevar a la Virgen en el buque B-564. Apenas el barco llegó se escucharon acordes de música correntina y marchas, ejecutada por la banda de la Prefectura Naval. Desde la proa del buque, el secretario del arzobispado, rezaba por un altoparlante. Luego la Imagen fue trasladada en camión por la Av. De los Italianos, en costanera sur. Los fieles la siguieron en procesión hasta la capilla Nuestra Señora de la Esperanza, donde se rezó la Misa. Mojarrita fue y será uno de los deportistas más recordado y querido de nuestro deporte correntino, no olvidemos a aquel hombre que nos representó en el mundo y nos dejó un ejemplo de vida, ya que a sus 69 años aún nos sorprendía con sus aventuras y travesías acuáticas. El 16 de diciembre de 2002, a la edad de 75, a muchos sorprendió la muerte “Mojarrita”. Recordando a este buen correntino hoy viajé, no a nado, pero si recordando cuantas veces seguía sus travesías y puedo imaginar el orgullo que sentía.

Carmen Balmaceda

IV Concurso de Historias del viaje

Obras favoritas de Carmen Balmaceda

Ver más favoritos

Obras guardadas de Carmen Balmaceda

Personas a las que sigue

Personas que le siguen