II Concurso-taller de Historias de la calle Fundación Escritura(s)

Convocatoria cerrada

230participaciones

II Concurso-taller de Historias de la calle

Ver bases
×

Admisión de originales: del 12 de diciembre al 13 de marzo

Periodo de votaciones: del 14 de marzo al 13 de abril.

Fallo del Jurado: el 3 de mayo de 2017.

Ver instrucciones y bases

Contar hasta 100 en dictadura 

Mi cara la tapaba con las manos. Estaba parado detrás del viejo tronco de un solitario árbol que se erguía a un costado del patio de nuestra vieja escuela. Contaba en voz alta …- ¡ sesenta…setenta…ochenta !- Era mediados de Diciembre. El calor que emanaba del sol abrasador de verano, nos hacìa sudar . Sin...

Tu puntuación:

114

333

Testigo de mis lágrimas 

NORMA FLORES

21/02/2017

Tú fuiste quien escuchó mis llantos, allá por mis diez años, no fueron solo en los diez años, sino durante los diez años. Primeros años de mi vida, en los que debería traerme grandes y maravillosos recuerdos, de infancia, pero vos sabés que no es así. Fuiste testigo de mis más terribles secretos; de mi...

Tu puntuación:

84

246

El vagabundo 

Hacía frío. Era mediados de enero, en pleno invierno. La gente iba y venía por las calles de Valencia, siguiendo un ritmo tranquilo, pensando en sus quehaceres o reflexionando sobre sus principios. O tal vez simplemente paseaban para ir de algún lugar a otro. Yo era nuevo en Valencia. No había estado nunca. De hecho,...

Tu puntuación:

104

200

Bar Mauricio 

Emilio Sías

18/01/2017

Nítido como el cristal permanece en mi memoria aquel Bar Mauricio, donde mi abuelo cada mañana bajaba a tomarse su “chispazo”, jugar a cartas o a dominó con los parroquianos y enterarse de la actualidad desde el punto de vista de clase obrera que aportaban los vecinos del castizo barrio del distrito de La Latina....

Tu puntuación:

92

273

El carro de la compra 

Levanta el día y ya hace rato que en diferentes casas del pueblo hay mujeres «trajinando» que dicen ellas, o sea preparando los desayunos, recogiendo las cosas y preparando la casa para un día que ya ha pedido permiso para llegar. Seis mujeres puedo saber lo que hacen a esta hora. Son de diferentes profesiones...

Tu puntuación:

79

128

Los habitantes de la calle de la ermita 

Núria Dot

10/03/2017

El contexto de esta historia es lejano y a través de mis ojos, reconozco que esta algo desvanecido. A penas recuerdo algunos detalles tan simples como el color de una casa en cuestión o la sonrisa de la vecina que me cuidó de niña. Simplemente recuerdo que yo me movía rápidamente calle arriba, calle abajo....

Tu puntuación:

78

139

LA OTRA VIDA 

Estaba sola por fin. Ya había despachado a los hijos para el colegio y la universidad, al marido para el trabajo y ya había desayunado. Una urgencia de hacer algo «indebido» se apoderó de ella. No percibía ninguna barrera, se sentía libre y dueña de sí. Como si se hubiera investido de algún poder sobrenatural...

Tu puntuación:

86

252

Una bomba en tiempos de paz 

Quim Maristany

25/01/2017

Marcado por una niñez atecnológica y siendo hijo de costumbres antiguas (papuchi), siempre he tenido fijación por lo viejo y escaso que queda en este mundo… Sin capital para acceder a los pasteles isabelinos o al coleccionismo del original, me conformo siendo una hurraca del óxido con diógenes pedigrí; y digo esto para ayudar a...

Tu puntuación:

121

444

Abríguese 

Ismael Núñez

08/03/2017

Una nueva mañana despertando en el descampado. La boca pastosa indica qué ruta ha tomado para llegar hasta allí. Su barba huele a una mezcla de vómito, vino y suciedad. Tal vez sea hora de acercarse a los baños públicos. De volver a la normalidad social por unas horas. Hace frío, más de lo normal...

Tu puntuación:

98

308

la calle silenciosa 

Delia Covelli

17/02/2017

La tarde se despeñaba en un sol oblicuo sobre las lajas del patio y se escuchaba un viento, como un susurro quizás, y en el aire, se podía percibir una bruma que se escapaba de las tazas de té. Saltò veloz y se acomodó entre las piernas de su dueña. Amanda charlaba animosamente con otras...

Tu puntuación:

100

265

El perro de la rue de Montmorency 

Fabienne, usted ha sido tan generosa conmigo. Sin conocerme, me ha permitido pasar unos días en su apartamento de la Rue Montmorency en París. Sin conocerme, se ha animado a vivir donde yo vivo: en una simple cabaña de madera en la isla de Obbolaön. De todo corazón le deseo que tenga suerte con el...

Tu puntuación:

141

499

OLVIDO 

El sábado pasado fui a visitar a mi madre acompañado de mi hija Hildegard. Mi cara se iluminó cuando me propuso ir de compras al centro. Desde que me instalé en Zürich, hacía más de veinte años, no había pisado las calles del pueblo que me había visto crecer. Confieso que ya había pensado fugazmente...

Tu puntuación:

157

460