Relatos seleccionados del libro de alumnos del taller Un proyecto de Talleres de escritura Fuentetaja y la Fundación Escritura(s)

Convocatoria cerrada

40participaciones

Relatos seleccionados del libro de alumnos del taller

Ver bases

Tres libras esterlinas 

En el embarcadero de madera un hombre esperaba solo, mirando al frente con ojos miopes casi cerrados y una sonrisa opaca de incertidumbre. Una pequeña columna de humo gris apareció en el horizonte y, poco a poco, dejó paso a un barco de dos chimeneas que se acercaba con pesadez. Tras un tiempo eterno, dejó...

Tu puntuación:

125

564

El Caminante 

El viejo tren que salió al mediodía de una estación de ferrocarril moderna, diáfana y ordenada me dejó al anochecer en otra antigua y lúgubre. El petate que llevo a hombros pesa demasiado. En él cargo una suerte que ya está echada. Me llamo Paco Guerrero, caminante de profesión. Esta noche he vuelto para cobrar...

Tu puntuación:

178

777

UNA PRINCESA HISTÉRICA Y UN SAPO CON LUNARES EN LAS PATAS 

Había una vez un sapo que no quería ser príncipe y una princesa que solo quería príncipes sapos. Aunque mejor matizamos; en realidad, ningún príncipe a la usanza consentía tomarla como esposa. Siendo yo el narrador, y me presento, no he de olvidar mi cometido. Debo mostrar a la princesa tal cual era, sin disfraz...

Tu puntuación:

56

446

Honorable 

Se bajó del tubular delante de la clínica. Reconoció que la entrada era armoniosa, que desprendía cierto sosiego que la reconfortaba. Un cuidado bosque de bambú, inspirado en la estética zen, formaba un pasillo vegetal que se bifurcaba hacia dos galerías acristaladas, una de entrada y otra de salida. Más allá, un atrio amplio y...

Tu puntuación:

44

252

Asuntos de trabajo 

Sara Alonso

04/04/2017

En aquella cafetería, a primera hora de la mañana, solo se podía encontrar a unos pocos sentados en la barra. Algunos bebían cerveza barata y estaban ensimismados en su propio mundo, mientras que otros tomaban un café que te hacía poner cara de asco al pasar por tus papilas gustativas, pero que era perfecto para...

Tu puntuación:

39

296

El cuello del flamenco 

Isla Szasz

05/04/2017

Paco el Loco desapareció el día en que el cañaveral se quemó bajo el sol ardiente de junio. Nadie lo echó de menos a pesar de haber deambulado las calles del pueblo por años, llegando a formar parte de la rutina cotidiana como el sonsonete del vendedor de chinas en su camión –“cuarenta por un...

Tu puntuación:

63

258

Morfina 

Alberto Villa

31/03/2017

Esta mañana me he levantado temprano. Vivo con mi abuela. Me ha dado la noche, pero en ese momento roncaba tranquilamente en su cama; qué gusto da oírla. No quería despertarla, así que me he tomado un ibuprofeno antirresaca con un vaso de agua y me he lanzado a la calle. Tenía cosas que hacer....

Tu puntuación:

192

533

Todas las primeras muertes 

Flor Martinez

18/03/2017

Primer acto Hay llovizna y al atravesar el pequeño bosque ahora gris, la perra nos adelanta a mi madre, a Mucha y a mí. Dirige nuestra marcha fúnebre. ¿Sabrá a dónde vamos? ¿Cuántas veces en los últimos meses habrá recorrido ya este camino de pies que se arrastran hasta el cementerio? ¿Todas con flores frescas...

Tu puntuación:

60

281

La casa abandonada 

Han pasado quince años. Mis pasos, vacilantes y cansados, quizás porque cargo con mi vieja maleta de cuero y un bidón o quizás por la falta de costumbre tras el largo encierro, me van acercando a la casa solitaria tras la curva de la calle. El muro de ladrillo que la rodea casi oculta la...

Tu puntuación:

76

590

Una excursión a la playa 

La oportunidad surgió cuando las monjas organizaron una excursión a la playa. Todos aquellos residentes a los que su estado físico se lo permitiera podían acudir si lo deseaban. Mi hermana y yo nos apuntamos los primeros. Eso fue hace una semana La madre Carmen, la ecónoma, nos llamó a su despacho al día siguiente....

Tu puntuación:

82

864

Ecos de Sonora 

user_31156

06/04/2017

―Uno ―dijo el Jaguar, y la cabeza del Chato Vargas estalló de golpe. Después, su cuerpo entero se desplomó sobre la arena. La sangre tiñe rápido la superficie, pero desaparece aún más rápido. La del Chato, en concreto, formó un charco viscoso que se hundía hacia las entrañas de la tierra, arrastrada por los ecos...

Tu puntuación:

100

367

El miedo era verde 

Repantingada en aquella silla, despeinada y sin maquillar daba los últimos sorbos al café de la máquina. Había tenido que dar varias patadas antes de que aquella mole oxidada y perezosa comenzara a llenar el mugriento vaso de plástico. No era de extrañar. Era la única máquina de café que funcionaba en todo el dichoso...

Tu puntuación:

117

517