Relatos seleccionados del libro de alumnos del taller Un proyecto de Talleres de escritura Fuentetaja y la Fundación Escritura(s)

Convocatoria cerrada

40participaciones

Relatos seleccionados del libro de alumnos del taller

Ver bases

El estofado 

El dedo de Daniel se quedó suspendido en el aire, como congelado en el frío de la mañana. —¿Qué pasa, que se te ha olvidado el piso en el que viven tus padres? —bromeó Carolina. —No, qué va —sonrió Daniel. Su dedo avanzó unos centímetros más y pulsó el timbre. Lo hizo con un toque...

Tu puntuación:

87

521

35 minutos de espera 

El público comienza a callarse, se hace el silencio. Y dos, tres, comenzamos. Me quedan 35 minutos por delante, 35 minutos de espera hasta poder dar el primer y único golpe. 35 minutos manteniendo el tipo. Bien derecho en la silla, la postura erguida, los hombros relajados, el rostro serio, sereno a ser posible, con...

Tu puntuación:

120

303

La señorita Lola 

Fernando OM

03/04/2017

Postrada en su silla de ruedas apenas abulta. Hace años que para la señorita Lola la vejez ha dejado de ser esa etapa que algunos ingenuos encuentran entrañable. La decrepitud de los 87 años la ha convertido en una piltrafa, inerme y triste. Desde que sufrió el ictus, además no habla. Estamos solos los dos...

Tu puntuación:

64

270

Tres libras esterlinas 

En el embarcadero de madera un hombre esperaba solo, mirando al frente con ojos miopes casi cerrados y una sonrisa opaca de incertidumbre. Una pequeña columna de humo gris apareció en el horizonte y, poco a poco, dejó paso a un barco de dos chimeneas que se acercaba con pesadez. Tras un tiempo eterno, dejó...

Tu puntuación:

125

594

Antoñito 

A las ocho en punto de la mañana las puertas de la prisión se abrían lentas y ruidosas. Tras ellas un desaliñado personaje asomaba su pequeño cuerpo. Apenas cincuenta kilos, un pelo engominado con rabia, nariz aguileña y unas más que evidentes bolsas en los párpados. En ese rostro había toda una vida de peripecias...

Tu puntuación:

78

715

CRIN BLANCA 

  El suceso que voy a narrar se remonta a mediados de los años cincuenta. Mis padres, maestros, habían elegido como primer destino un pueblo perdido del Macizo Central, en el corazón de Francia. Allí nací yo a finales de los cuarenta y allí me crié en lo que era, a la vez, mi casa...

Tu puntuación:

48

743

Una amante sin cabeza 

Mi amante tiene el rostro oscuro y los ojos azules, como un par de bolitas de arándanos. Cierra los párpados durante unos segundos y, a continuación, los levanta para clavar sus pupilas en mí. Las siento como dos soldados yanquis al asalto. Esa mirada preludia una lluvia de besos. Me fascina su cabecita. En especial,...

Tu puntuación:

61

480

La libreta 

Romualdo sale todas las noches a dar un paseo con Roco, su perro. Aquella noche de octubre no fue una excepción. Como de costumbre, recorrió con Roco su camino por el barrio, siempre el mismo. Salir del portal, girar a la derecha, dos manzanas hacia el norte, dos hacia el este, dos hacia el sur,...

Tu puntuación:

74

653

El Caminante 

El viejo tren que salió al mediodía de una estación de ferrocarril moderna, diáfana y ordenada me dejó al anochecer en otra antigua y lúgubre. El petate que llevo a hombros pesa demasiado. En él cargo una suerte que ya está echada. Me llamo Paco Guerrero, caminante de profesión. Esta noche he vuelto para cobrar...

Tu puntuación:

178

801

DIVERTIMENTO 

    Eran las tres de la tarde y Josefina aún no había comido porque estaba atrapada en un vagón del metro de la línea diez, con una maleta en la mano y mucha hambre en el estómago. Había llegado a las dos y cuarto a la estación de Chamartín y se dirigía a su...

Tu puntuación:

79

384

Buenos propósitos 

Ismael Núñez

21/02/2017

Hoy he comprado una planta. Aloe Vera. Diminuta. Es un primer paso, mi objetivo es mantenerla viva. Adquirir una responsabilidad, o algo. Llevo meses sin hacer una cosa así: he alcanzado un punto de dejadez extremo; siento que tengo cien años más de los que creo tener y que me caigo a pedazos como un...

Tu puntuación:

161

601

Ecos de Sonora 

user_31156

06/04/2017

―Uno ―dijo el Jaguar, y la cabeza del Chato Vargas estalló de golpe. Después, su cuerpo entero se desplomó sobre la arena. La sangre tiñe rápido la superficie, pero desaparece aún más rápido. La del Chato, en concreto, formó un charco viscoso que se hundía hacia las entrañas de la tierra, arrastrada por los ecos...

Tu puntuación:

100

394