Relatos seleccionados del libro de alumnos del taller Un proyecto de Talleres de escritura Fuentetaja y la Fundación Escritura(s)

Convocatoria cerrada

40participaciones

Relatos seleccionados del libro de alumnos del taller

Ver bases

Una excursión a la playa 

La oportunidad surgió cuando las monjas organizaron una excursión a la playa. Todos aquellos residentes a los que su estado físico se lo permitiera podían acudir si lo deseaban. Mi hermana y yo nos apuntamos los primeros. Eso fue hace una semana La madre Carmen, la ecónoma, nos llamó a su despacho al día siguiente....

Tu puntuación:

82

851

El Caminante 

El viejo tren que salió al mediodía de una estación de ferrocarril moderna, diáfana y ordenada me dejó al anochecer en otra antigua y lúgubre. El petate que llevo a hombros pesa demasiado. En él cargo una suerte que ya está echada. Me llamo Paco Guerrero, caminante de profesión. Esta noche he vuelto para cobrar...

Tu puntuación:

178

773

Mi buen amigo H.H. 

Pedro Barsanti

28/02/2017

Durante algunos meses tuve bajo mi cama a un inspector de Hacienda. Por aquel entonces era bastante habitual que buscaran cobijo en las casas, dentro de un armario ropero, debajo de la mesa camilla del comedor o tras las cortinas de una ducha desahuciada, junto a una regadera de latón, la fregona o una palangana...

Tu puntuación:

202

754

Antoñito 

A las ocho en punto de la mañana las puertas de la prisión se abrían lentas y ruidosas. Tras ellas un desaliñado personaje asomaba su pequeño cuerpo. Apenas cincuenta kilos, un pelo engominado con rabia, nariz aguileña y unas más que evidentes bolsas en los párpados. En ese rostro había toda una vida de peripecias...

Tu puntuación:

78

687

La agradable sensación de un fular de seda 

El despertador no había sonado aún cuando me sobresaltaron los ladridos. En un primer momento pensé que las pilas se habrían agotado, aunque me extrañó que también hubiera fallado la alarma del móvil. Al perro de enfrente no se le suele oír hasta que sus dueños salen por la puerta, a la hora que desayuno...

Tu puntuación:

186

675

La libreta 

Romualdo sale todas las noches a dar un paseo con Roco, su perro. Aquella noche de octubre no fue una excepción. Como de costumbre, recorrió con Roco su camino por el barrio, siempre el mismo. Salir del portal, girar a la derecha, dos manzanas hacia el norte, dos hacia el este, dos hacia el sur,...

Tu puntuación:

74

635

Buenos propósitos 

Ismael Núñez

21/02/2017

Hoy he comprado una planta. Aloe Vera. Diminuta. Es un primer paso, mi objetivo es mantenerla viva. Adquirir una responsabilidad, o algo. Llevo meses sin hacer una cosa así: he alcanzado un punto de dejadez extremo; siento que tengo cien años más de los que creo tener y que me caigo a pedazos como un...

Tu puntuación:

161

570

Tres libras esterlinas 

En el embarcadero de madera un hombre esperaba solo, mirando al frente con ojos miopes casi cerrados y una sonrisa opaca de incertidumbre. Una pequeña columna de humo gris apareció en el horizonte y, poco a poco, dejó paso a un barco de dos chimeneas que se acercaba con pesadez. Tras un tiempo eterno, dejó...

Tu puntuación:

125

562

La casa abandonada 

Han pasado quince años. Mis pasos, vacilantes y cansados, quizás porque cargo con mi vieja maleta de cuero y un bidón o quizás por la falta de costumbre tras el largo encierro, me van acercando a la casa solitaria tras la curva de la calle. El muro de ladrillo que la rodea casi oculta la...

Tu puntuación:

76

561

La bruja con la boca más grande de la Tierra 

Emi

09/04/2017

¿Te acuerdas de él, mamá? Yo le recuerdo muy alto, con la chaqueta de pana y el bigote espeso manchado de vino. Me decías que era el protagonista de un cuento, que había salido de un libro muy viejo de los que papá tenía en la estantería y que, también, era el hombre más triste...

Tu puntuación:

85

547

Morfina 

Alberto Villa

31/03/2017

Esta mañana me he levantado temprano. Vivo con mi abuela. Me ha dado la noche, pero en ese momento roncaba tranquilamente en su cama; qué gusto da oírla. No quería despertarla, así que me he tomado un ibuprofeno antirresaca con un vaso de agua y me he lanzado a la calle. Tenía cosas que hacer....

Tu puntuación:

192

532

El miedo era verde 

Repantingada en aquella silla, despeinada y sin maquillar daba los últimos sorbos al café de la máquina. Había tenido que dar varias patadas antes de que aquella mole oxidada y perezosa comenzara a llenar el mugriento vaso de plástico. No era de extrañar. Era la única máquina de café que funcionaba en todo el dichoso...

Tu puntuación:

117

513