II Concurso de Historias del trabajo Fundación Escritura(s)

Convocatoria cerrada

429participaciones

II Concurso de Historias del trabajo

Ver bases
×

Admisión de originales: del 12 de marzo a 12 de junio

Periodo de votaciones: del 13 de junio al 13 de julio

Fallo del Jurado: el 31 de julio

Ver instrucciones y bases

No era un dia mas 

Gimena Deledon

26/04/2017

Es el segundo miércoles de abril; al igual que cualquier otro segundo miércoles de abril bueno vale decir que este está un poco más nublado, húmedo y esta última parte está claramente visible en mi pelo pero aun así la mañana es típica de mis días rutinarios veo pasar hombres con barba candado se ve...

Tu puntuación:

33

115

Fatídicos huesos de pollo 

Era horroroso; lo llamaban trabajo pero a mí me recordaba mucho a la esclavitud. Te robaban nueve horas al día , te daban alojamiento, alimento y te disfrazaban de servidumbre pretérita. Por lo que en realidad apenas salías de aquel lugar llamado hotel, y aquellas nueve horas disfrazaban una totalidad de ciento sesenta y ocho...

Tu puntuación:

92

237

Un trabajo … nada más 

Despertó temprano. Quitó de los labios la piel que se había desprendido durante la noche. Siempre que hacía frío comenzaba la mañana con aquel tirar de pellejos. Con lentos ademanes buscó sus chancletas e introdujo sus enormes pies en ellas. Quedaron trocadas. Ambas tenían sendas abolladuras que delataban que no era la primera vez que...

Tu puntuación:

59

637

Descubriendo el horizonte 

Ese día toda la atmósfera que rodeaba a Andrés le pesaba como mil ladrillos en la espalda, todo en su vida venia de revés, aun así, en la oficina trataba de hacerlo todo lo mejor posible, se dedicaba a su labor con esmero, tratando de aislar las mil y un circunstancias que le afectaban y...

Tu puntuación:

55

122

Ya cumplí los Cinco. 

Marcos Luvini

31/03/2017

Hoy, veintidós de enero cumplí cinco años. Soy grande ya. Cumplí cinco años. Hoy mi mamá va a largar el rebaño y me lo va a dejar a mí. Meta nomás, ya me toca. Doscientas ovejitas lindas, ya educadas aunque muchitas. Ya la acompañé varias veces, sino me aburro sola en la casa, y las...

Tu puntuación:

75

126

LA PIEL DEL LUNES 

El lunes de ciudad industrial amanecía pesado, atornillado a un reloj tortuoso, al parecer adscrito a cierta inercia cósmica cifrada en lentitud amarga. Los asalariados despertaban de pie, aun desenredando del cerebro la soñolencia pertinaz del domingo recargado de malos vinos de barriada y expansiones afectivas desgarradas. Luego salían a la calle como vomitados por...

Tu puntuación:

63

192

Encontrarse y Vivir 

Llegué pronto a la entrevista de trabajo, media hora antes de la cita prevista, y me senté en el sillón de la sala de espera que la recepcionista me indicó muy amablemente. El puesto que debía cubrirse era el de director de Recursos Humanos. A mí lado, más personas optaban a la misma oferta de...

Tu puntuación:

287

622

Dinero rápido 

Ingrid Hallmann

10/06/2017

Juan no llegó aquella mañana soleada de lunes. Algunos vecinos del barrio, desconcertados, fueron saliendo de sus casas para pasear a sus perros. Unos, como la mujer de traje sastre con sus dos perritos Chihuahua color marrón y carita de enojados, el joven de pantalón negro estrecho y una ajustada camisa blanca con mangas dobladas...

Tu puntuación:

114

232

Mendigos. 

Me llamo Joseff Neumann. Soy judío. Tengo frío, tengo miedo. Vivo-vivimos-en un Albergue para hombres sin hogar. Somos invisibles al resto de la sociedad , que nos vapulea todos los días. Somos los detritus de la Sociedad. Los marginales. Los sin techo. El Albergue está situado en la calle M., cerca del Barrio de M....

Tu puntuación:

96

480

Jefe de mierda. 

Fabricio Castillo

22/05/2017

Yo era un estupido vigilante… Podré ser estupido pero por lo menos ya no soy vigilante, yo siempre he dicho que no importa el trabajo en el que estés, mientras sea honrado y no abusen de ti es perfecto. Lástima que en uno de mis últimos empleos sólo tenía una de dos cualidades. El supervisor...

Tu puntuación:

59

249

¿ El trabajo como una carga ? No, gracias 

Luis Roca Jusmet

30/04/2017

Me defino como perteneciente a la lumpenburguesía. Mi abuelo paterno era un burgués de Barcelona, propietario una sastrería-camisería muy céntrica en un barrio alto. Mis padres, mi hermano y yo vivíamos en su casa. Digo en su casa porque nunca aceptó ni a su hijo ni a los hijos de su hijos. Como no tuve...

Tu puntuación:

74

250