Estaba sentado como cualquier día, ahí en esa silla vieja de madera en la vereda de mi casa, me llamó mucho la atención desde el primer día que la vi, recuerdo muy bien ese maldito día, era un 20 de setiembre, estaba con un short corto y hermoso, un maldito short corto que solo aseguró mis deseos por ella; ¡te maldigo a ti también maldito short!!!

Ella pasó por aquella vereda, pasó llevando esa enorme maleta de color rojo, ya me imagino que había en su interior, ufffff…..me conformo con ese opaco pensamiento. El reloj de mi delgado brazo marcaba las 8:37pm, ya era muy tarde para mí, pues no era costumbre quedarme hasta esas horas de la noche en esa aburrida vereda, quizás el destino quería para contemplarla, y al parecer logró su cometido, no dejaba de pensar en ella, esos minúsculos segundos fueron suficientes para introducirse por muchas horas dentro de mis pensamientos

Entré a mi casa pensando en ella, me fui a bañarme pensando en ella, esa noche dormiría pensando en ella, pues ese hermoso cabello, esos ojos, ese monumental cuerpo, ese color de piel, y todo lo que te imaginas también me lo imaginé yo, Uffffff… maldita sea, ya eran las 10:58pm tenía que ponerme a dormir, pues tendría que levantarme temprano para ayudar a mi madre a preparar sus cosas para que se vaya al mercado; 11, 12, 1, 2, 3,  4:00 am ahhhhhh… solo me quedaban 6 horas para dormir.

Me acuerdo que ya estaba a punto de cerrar los ojos, y en eso; ¡pom, pom, pom! Me despertó el sonido de la puerta, y al parecer no fui el único que se despertó ante esa tremenda bulla, – ¡qué pasa! – gritó mi madre.

Se prendieron las luces de la casa y unos instantes después se abrió la puerta, y de repente, – ¡sorpresaaaaa! – era mi hermana que había llegado de la capital, salieron mis hermanos corriendo a saludarla, y luego fui yo, y ahí estaba mi hermana casi irreconocible, venía con una camisa color blanca, unos jeans oscuros y con unos tacos muy altos, y me di cuenta que detrás de ella venía al parecer su novio, era un tipo alto y un poco tímido; pues estaba muy callado, pero eso era lo menos importante de aquella noche. – Vengan ayúdenme a desempacar las cosas ¡además les he traído muchos regalos! – dijo mi hermana con una voz muy entusiasmada-, y mi madre se fue a ayudarla muy alegre con mis hermanos pequeños, ahora hacía mucha bulla para dormir, ahhhhhh…miré el reloj y marcaba las 11:24pm, recordé que como había venido mi hermana, probablemente mi madre no se iba a ir a vender al mercado al día siguiente.

Y en eso escucho – ven hermano mío ¿no te acuerdas de mí? – dijo mi hermana. Solo le sonreí y me la acerqué a saludarla, y seguidamente me dio una propina, -ve a comprar algo- me dijo cariñosamente. Acepté gustosamente. tenía mucha sed, así que fui en busca de una «inca kola», fui con dirección a la bodega más cercana y de la nada otra vez se me vino ese pensamiento, mirando al suelo empecé a imaginarme muchas cosas con ella. 

Me imaginaba a ella como pareja en un futuro, me imaginaba con ella andando de la mano en la plaza, me imaginaba con ella en el cine, – ¿que desea? – me dijo la señora de la bodega, me imaginaba con ella conversar todos los días, – joven buenas noches ¿que desea? – me decía la señora, me imaginaba con ella las mejores experiencias – joven ¿estás bien? – me decía la señora cada vez más fuerte, me imaginaba tener problemas de pareja con ella; –¡hey mírame!.- dijo la dueña de la bodega, me imaginaba un futuro feliz con ella, -¿joven estás bien?. –la dueña de la bodega toca mi hombro-en eso levanto mi cabeza rápidamente, y mua… me di un beso accidental con la dueña de la bodega, pues me había perdido totalmente en esos pensamientos, –qué carajo, disculpa– levanté la mirada y era aquella chica con el que había viajado en todas mis imaginaciones.

Entonces en ese momento sentí una sensación muy rara en mi cuerpo, y de la nada suena –Pipipiiií, pii, piiiii…- era el reloj, me desperté y estaba ahogándome con mi propia saliva, maldita sea, prendí rápidamente la lámpara y –glu glu glu- tomé agua, me quedé pensando sobre aquel sueño más raro que había tenido, miré la hora y eran las 12:00 am y de seguro que nunca olvidaré ese sueño raro de ayer…

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS