I Concurso Historias de la calle Fundación Escritura(s)

Convocatoria cerrada

397participaciones

I Concurso Historias de la calle

Ver bases
×

FALLO DEL JURADO

Acta del Jurado con los premiados y finalistas

Primer premio, dotado con 1000 euros, para Alfredo Darío Ruiz Martínez con “Pueblo negro”

Premio al lector más destacado, dotado con 250 euros, para Ramón García Pérez

Ver instrucciones y bases

Harold 

Silvia López

16/03/2016

Harold era una maravillosa persona. Cuando no bebía. Bien, es justo decir que hace 20 años que no lo veo, así que creo que habrá cambiado un poco, ese ritmo no lo aguantaba ni un ruso muy entrenado. Mis amigos acabaron por conocerlo como el «Wuot».  Se bebía una cantidad inhumana de cervezas y su...

Tu puntuación:

770

2170

EN NOCHES COMO ÉSTA 

Sucede en noches como ésta. Cuando la luna llena del invierno resplandece al paso del furgón de residuos que me lleva por el viejo barrio del Plantinar. Cuando la humedad ya aturde mis huesos y me impregna un hedor insoportable que narcotiza mis sentidos. Para entonces, los naranjos que flanquean las calles proyectan sombras que...

Tu puntuación:

756

2189

Bisiestos 

Lucía Cebreros

01/03/2016

Hoy, 29 de febrero, es mi cumpleaños. Sin saber por qué me he levantado con la necesidad de volver a la calle donde nací, y al decir «donde nací», quiero decir exactamente eso, no es una forma de hablar. A las ocho menos veinte de hace diez bisiestos, nueve en realidad, porque el 2000 no...

Tu puntuación:

452

1933

ALMAS PRENDIDAS, ALMAS PERDIDAS 

Era tan inocente que, aunque se llamaba Antonio, todos lo conocían por Tonti, diminutivo mutilado para dulcificar el diagnóstico emitido por la sabiduría callejera de los chavales del barrio. Barrio inclasificable donde convivían obreros, funcionarios, comerciantes, excombatientes, putas y chiquillos…muchos chiquillos, que jugaban a atacar a Antonio profiriendo aquel mote descorazonador: ¡Tooonti, Tooonti, Tooonti!… Pero...

Tu puntuación:

442

1262

Así conocí a judith 

—Voy a contarle una anécdota, amigo. Es sobre Judith, ¿sabe? Me pasó de recién llegado… »Yo estaba sentado aquí, como ahora, en la terraza del “Sargantana” tomándome un café, cuando la vi salir de allí enfrente; Iba agarrada al arnés de un perro labrador color canela. El hecho de que apareciera por el número veinte...

Tu puntuación:

426

748

RUE GALANDE 

Victoria H.

24/03/2016

─Después de aquel día, nunca volví a mirar mi calle de la misma forma, sencillamente porque yo ya no era el mismo tampoco. Así terminó su relato mi abuelo, el día en el que le pregunté dónde vivía de niño. Yo tenía once años y me contó la historia de otro niño de once años,...

Tu puntuación:

421

722

¿ESPÍRITUS EN LA CALLE DONDE VIVO? 

Amalia B.C

17/03/2016

    Todo lo que os voy a contar, sucedió una noche. Sobre las once y media bajé a mi perro a pasear, como todos los días. Cogí el ascensor y bajé hasta el portal. Desde dentro, observé, que la farola que alumbraba mi calle se encendía y apagaba como si se fuese a fundir....

Tu puntuación:

419

1637

MARAVILLAS 

-¡Paquitooooo!-. Silencio. -¡Paquitooooo, sube a cenar!-. Se vuelve a oír. El barrio aguanta la respiración para que Paquito pueda oír a su madre. Las palabras se precipitan desde el tercer piso, se estrellan contra las fachadas, desollan los parabrisas de los coches, mojan las aceras y al fin son engullidas por el asfalto. Es mi...

Tu puntuación:

407

1229

El callejón sin salida 

El callejón sin salida Sumidero de recuerdos, perversa es el alma del desconsuelo. Fue el detritus de la esperanza, el demonio engastado en maternidad irracional, sin añoranza digna de mención. Crecer en desacuerdo y medrar sin enseñanza, solo bajo el capricho de una mente absurda e incoherente. No puede haber alegrías donde habita la maldad,...

Tu puntuación:

373

1330

Un espía en Malasaña 

Me llamo Juan Pujol García.  Nací en Barcelona en 1914 y morí en Caracas en 1988.  Viví una larga y azarosa experiencia como agente doble durante la Segunda Guerra Mundial,  en la que, aunque esté feo decirlo, fui de inestimable ayuda para la victoria aliada. Terminada la contienda  me retiré de la escena pública a...

Tu puntuación:

365

609

UNA TARDE SIN FÚTBOL 

     Aquella tarde de mayo, después del colegio, no pudimos jugar al fútbol. Yo era un mocoso de trece años. Por eso, hasta mucho tiempo después, no entendí bien lo que pasó. Fue en el descampado de la Raza, mi calle, aunque yo jugaba con los del Pocillo, que era donde había hecho amigos....

Tu puntuación:

342

686

Sonidos con historia 

Enrique Rey

04/04/2016

Cada calle tiene algo que la hace especial, su gente, sus edificios, su historia y sus sonidos. Por eso escucharlos nos hace imaginar sus historias.

Tu puntuación:

332

472