BESO DE PELICULA: El beso de la vida

BESO DE PELICULA: El beso de la vida

Maria Del Valle

15/01/2021

Maléfica enceguecida por el odio y la venganza, aparece en la presentacion de la princesita  Aurora, quien era una bebe recien nacida. Conjura una maldición para la pequeñita: al llegar a los dieciséis años se pinchara el dedo con la aguja de la rueda de una máquina de coser y morirá. En su corazón despechado hacer el mal le parece la solución más adecuada. Construye una muralla en su alma para cultivar esos malos deseos.

Pero la niña crece y su bondad, va acercando a Maléfica. Aunque no quiere reconocer, en el fondo de su ser tiene esas ansias de ser amada. A su pesar, comienza a proteger a la pequeña de una serie de infortunios, y la ternura de la princesita comienza a derribar las murallas de su corazón herido. 

Aurora va arrancando las espinas, sanando sus heridas, con tanto amor que Maléfica deja brotar de nuevo la ternura. Se asusta ante este cambio, ella, la poderosa emperatriz del mal, subyugada por las caricias de esa jovencita. Aflora un sentimiento que nunca antes había tenido: el deseo de ser madre. Vuelca en la bella todo esas ansias maternales para protegerla de todo y de todos. Para la princesita es su Hada Madrina. 

Se desconoce, le da miedo ver lo vulnerable que es el amor, pero sigue adelante. Cuando la joven cumple la edad anunciada teme por su futuro. Se arrepiente por su arrebato de maldad y quiere cuidarla de la muerte que se avecina. Lucha contra su propia oscuridad, pero no puede impedir que la horrible profecía se cumpla. 

Recuerda entonces la intervención de las hadas, que «sólo un beso de amor verdadero podría despertarla de la muerte», y corre en busca del príncipe. Lo trae y ruega que la bese, propuesta que el joven cumple a la perfección pero sin lograr el resultado deseado. 

Desconsolada, Maléfica le pide perdón, le da EL BESO DE AMOR VERDADERO en la frente, cual madre a su hija moribunda, con tanta entrega, arrepentimiento, que logra su cometido: volverla a la vida. Se abrazan, y cual si fueran verdaderas madre e hija, comienzan una nueva vida. Hacen un solo reino a dónde habite la bondad, el amor, la paz. 

Puntúalo

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS