Me gusta crujiente, grande y con mucho queso.

Me gusta crujiente, grande y con mucho queso.

Adriana Camero

23/08/2020

Crujientes y con mucho queso, fue nuestro primer intento. Éramos inexpertos, con poco dinero en el bolsillo para comer en un mac Donald.

yo era la niña consentida y no sabía cocinar.

El es el hijo de la doctora, cuidaba de la abuela.

Él aprendió a cocinar con la abuela.

Yo esperaba a mi mamá que sirviera. Ella acostumbraba a cocinar: Sopa y seco con guiso colombiano.

El destino nos cruzó en el camino.

La primera vez que él y yo fuimos al super mercado, él me pidió un repollo, yo le pasé una lechuga.

No le importó,  porque su pasión era la cocina. Sé caso conmigo.

Yo soy emprendedora en los negocios, él es mi socio.

Él trabajaba  en la «mejor empresa del país», renunció para emprender su propia empresa. 

Los tequeños más sabrosos de la ciudad y los pastelitos de pollo, carne y cazon. 

En esta pandemia fue la mejor opción. 

Cuando me preguntan: ¿Quién los prepara que están divinos? orgullosa de decir: mi esposo. 

Somos un equipo maravilloso, siempre y cuando yo no haga la masa, ni condimente la carne, el pollo y el cazon.

yo soy la vendedora estrella, de esta sociedad, la cliente número uno de los pastelitos de pollo con salsa de ajo.

Y ni hablar de la crema de berenjena.

Lo único que no me gusta de todo este cuento, son las vecinas, preguntando por mi esposo y de su especialidad del día. Se la pasan diciendo el tequeño del vecino es el mejor.

Él sabé cómo conquistarme y volverme a enamorar, con tequeños bien crujiente full de quesos y unos pastelitos de cazon.

Sé me olvida todo el cuento de las vecinas y presumo de mi esposo, porque es él unico hombre de la cuadra que sabé cocinar.

Tu puntuación:

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS