El miedo

Estamos codificados para sentir miedo, es parte de lo que ahora somos, hemos construido una sociedad donde el miedo es parte de la máquina que mueve la sociedad presente.

Tenemos miedo a perder un estatus social, perder la belleza, perder las riquezas y las posiciones.

El miedo es la herramienta perfecta que todos usamos para tener el control sobre las cosas y sobre otros.

Usamos el miedo para regir “mandar y dirigir” conductas, existen historias macabras para controlar y manipular, “recuerdas las antiguas historias” de terror y los “monstruos que nos llevarían” si no éramos obedientes.

Nuestros padres tenían el control de nuestras actitudes con estas historias,

“El viejo del saco, el monstruo que te lleva, el coco que sale en la noche” todas estas historias mantenian nuestra atención a los padres y ellos tenían el control sobre nosotros.

Después de muchos años el trabajo del miedo hizo su efecto

“a logrado controlarnos”

Nuestros antepasados vivieron mucho tiempo en desventaja y escondidos por causa de los miedos a ser devorados por animales salvajes, como pudieron superar sus miedos ? se enfrentaron a ellos, las cosas cambiaron porque decidieron “cambiar la percepción errónea de la realidad” aunque él miedo fue parte de sus vidas la realidad es que podían superarse para bien.

Fui de la generación del miedo, “un religioso con miedo” yo y muchos más vivimos sujetos y controlados por los miedos que infunden en nosotros los que nos querían controlar, algunos de esos miedos eran sobre;

”la música que escuchábamos, los amigos que teníamos, la televisión que mirábamos, la familia que teníamos, la comida que comíamos etc.

nos separaron de los vecinos, de la familia, de los amigos y de la sociedad común”

El pecado nos atormentaba, el miedo al rapto y a quedarnos nos llenaba de insomnio, no dormíamos tratando de agradar a Dios en las noches para no ser sorprendidos por esa trompeta final que nos decían nuestros líderes. “No éramos normales, no éramos felices” el miedo estaba acabando con nuestro ser por completo. “era como un infierno interno dentro de la iglesia”

Nunca recuerdo tener un líder o un pastor que fuera un amigo para mi “solo deberíamos obedecer las reglas” y eso era todo.

Teniamos talentos pero la única manera de poder desarrollar nuestros talentos era con obediencia y la estrategia que se usaba era “El Miedo”

Así que para cantar, participar o tocar algún instrumento era necesario saber que la perfección era necesaria o seríamos castigados por Dios y disciplinados por la iglesia. Esa fue la razón por la cual casi toda nuestra generación no continuó asistiendo a ningún grupo religioso hasta hoy.

El Miedo Positivo:

El miedo como parte de nosotros es nuestro sistema de alerta, ante los peligros de la vida el miedo pone límites para nuestra protección. “si hay una amenaza real o imaginaria” el miedo nos ayuda a tomar medidas correctas de protección.

“no deberíamos tener miedo a tener miedo” solo los reconocemos y los aplastamos, apagamos las voces que intimidan nuestros pasos en el camino.

Cuando no manejamos nuestros miedos entonces los miedos toman control y los que detectan esa debilidad la usaran para tener poder sobre nosotros.

Todo el que encuentra la posibilidad de usar esta debilidad para beneficio propio lo usara.

La mayoría de los miedos en nosotros más que protegernos solo nos han detenido en el camino y han sido infundidos por otros.

Se pierde la identidad y la autoestima cuando somos manipulados por el miedo infundado, perdemos el valor propio, las ganas de luchar, las metas soñadas, perdemos familias, perdemos amigos y perdemos la paz.

Vivir constantemente pensando que todas nuestras acciones son pecaminosas y que seremos juzgado es vivir esclavos “es un abuso mental al ser que somos”

No poder hacerte un peinado, no poder ponernos el vestido que nos gusta, no poder escuchar una canción de amor o ir algún concierto, no poder tener amigos porque nos contaminamos, no poder disfrutar de una película en el cine, no poder ir a la playa, no poder faltar a un servicio religioso, no poder ir de viajes o tomar vacaciones ; todas estas prohibiciones usando el miedo como herramienta son una locura.

Imaginemos los miedos de los adultos;

Miedo al rechazo o al abandono

Miedo por cuestiones laborales/económicas

Miedo a perder la familia

Miedo a equivocarse y cometer errores

Miedo al rechazo

Miedo a la muerte o la enfermedad

Imaginemos los miedos de los adolescentes;

Miedo a no conocer su identidad y quienes son

Miedo a ser desaprobado por sus padres

Miedo a ser rechazados por sus amigos

Miedo al futuro

Miedo a no poder terminar sus estudios

Miedo a no poder tener una futura familia

Estos solo son algunos de ellos y nuestra mente se encarga de recordarno siempre todos nuestros miedos,

Maestros, líderes, pastores, familiares y parejas entre otros todos los días desde sus posiciones usan el miedo como una estrategia para hacernos sentir fatal.

Los maestros infunden el fracaso recordando los errores de los estudiantes.

Los pastores usan sus predicaciones, enseñanzas y discursos para dominar a sus seguidores, infunden miedo usando el castigo, el enojo de Dios, el pecado, el infierno para controlar a todos con el interés de tener poder. las prédicas de juicio y castigo son una herramienta para ellos.

Hombres y mujeres usan los temas económicos para manipular a sus parejas,

Hay que tomar acción, no solo se trata de enfrentar nuestros miedos también se trata de detener a quien promueve el miedo para usarlo y controlar nuestros caminos.

Necesitamos jóvenes con criterios, “con dialéctica para refutar a sus maestros y sus argumentos” Necesitamos personas que pongan sus familias, hijos, y hogares primero que a sus líderes y pastores para detener “el control que ejercen sobre nosotros” se necesita gente con criterios propios libre pensamiento y con preparación suficiente para vivir libres de imposiciones dogmáticas, que disfruten sus familias, sus amistades, sus matrimonios y “disfruten su libertad”

Entonces cuál es nuestra realidad ? “los miedos serán parte de nuestro camino todos los días” Que debemos hacer ? “debemos aplastarlos”

Esa voz interna hay que apagarla, disminuir su ruido y su opinión !

La voz del fracaso “apagala” termina tus estudios, realizate y comienza tu camino.

La voz del miedo “apagala” no te irás al infierno, no serás matado por Dios y no perderás la salvación. “se libre”

Si hay fracasos levántate, si hay dolor superalos.

Los miedos infundados ocasionan represión, detenimiento, frustración y exclavitud “No Los permitas”

Por: Pedro Davila

Nota: ayudanos con un aplauso o tus comentario

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS