El ángel negro

El ángel negro

M.N. Dutroc

19/01/2021

Las luces cambiaron en la intersección, los
autos se detuvieron … los limpiaparabrisas se pusieron en marcha, se
deslizaron hacia la neblina fría … peatones que se apresuraban a
refugiarse en las aceras opuestas, donde sacudían el agua de sus
paraguas, volviendo a enrollarlos, continuando, iluminado por
escaparates, esta triste noche de invierno.

Un enorme Papá Noel que se instaló en el
balcón del tercer piso, junto a algunas gárgolas, miraba hacia las
calles húmedas y hacía sonar una campana silenciosa una y otra vez.

Del cruce salió un sonido apagado, un ruido
inusual, y una figura con una capucha oscura, un pañuelo negro en la
parte inferior de la cara, corrió a la acera y desapareció rápidamente
por calle principal hacia el parque Esperanza.

«Santa Claus» sonriendo con benevolencia …
tocando su campana. Un cuerpo yacía torpemente en el medio de la
intersección mientras se vaciaba, si… la sangre se acumulaba en el
asfalto mojado. Las luces cambiaron de nuevo y los autos dieron un
bandazo y se detuvieron cuando vieron la obstrucción.

Hubo confusión cuando los conductores lo
seguían detrás de manos impacientes presionadas en los volantes. En las
aceras, exclamaciones y dedos acusadores, una mujer que gira a su hijo
para abrirse paso rápidamente a través de la puerta acristalada de Dolce
& Gabbana.

Un hombre salió corriendo a la lluvia para
arrodillarse junto al cuerpo sobre el implacable asfalto y rápidamente
se unieron otros.

Los paraguas negros se levantaron cuando el hombre, frunciendo el ceño, buscó el pulso.

Desde la dirección de la plaza del templo,
ahora se podía escuchar una sirena, y las luces azules y rojas
intermitentes del automóvil de la policía que llegaban hacían que los
corazones de los espectadores latieran más rápido.

«Santa» sonrió y llamó, sonrió y llamó. El
viento frío sopló hojas marchitas a lo largo de la calle principal y una
ráfaga de ellos sopló alrededor de policías de chaqueta amarilla.

Una mujer estaba hablando con un agente y apuntando en dirección al parque Esperanza y el policía habló en su radio.

Para entonces, la capucha, la bufanda y el
arma habían sido empacados en una bolsa con cremallera y el tirador
ahora estaba protegido de la espesa niebla por un impermeable de
plástico verde.

La mujer sacudió su cabello castaño. Se quitó
las gafas y las puso en la bolsa. Ajustó el volumen de su reproductor en
el que se reproducía la música de Claudio Monteverdi… ja, ni de Bach
ni de Mozart: de ese tal Monteverdi.

Lauda telam pueri tus Domi num. Muy relajante
… refrescándola como lo había hecho Daniel … manteniéndola
concentrada … relajada.

Tomó el autobús de regreso al barrio, sentada
allí con todos los demás pasajeros mirando la lluvia, la oscuridad y el
borrón de las luces de la calle. Ella estaba tranquila y sin
remordimiento.

Cuando desprecias a alguien tanto como
despreciaba a Daniel, el hombre cuya forma sin vida era ahora el centro
inmóvil en un círculo de policía, ¿por qué habría remordimiento? Ella se
sintió como un justo instrumento de justicia.

El padre de Laura había sido policía. Había
tenido una idea de lo correcto y lo incorrecto. Pero había llegado a su
fin cuando no había podido apretar el gatillo sobre un hombre malo.

Estaba en un huerto … justo después de la
temporada, algo de fruta pudriéndose en el suelo, algún olor a
descomposición vegetativa … urracas pavoneándose … graznando. El
hombre malo le había seguido y había metido una bala en la cabeza a su
padre.

Cuando ella estaba revisando sus efectos,
había encontrado una pistola no registrada en el cajón inferior. Ella la
había sacado … la había dejado sobre la mesa junto a la ventana …
se había quedado allí un rato, pensando.

Su padre había intentado con fuerza para
hacerlo bien. Para atemperar la justicia con compasión. Una vez dijo que
la ira que surgía del odio era como un viento que apagaba la lámpara de
la mente. Ella pensó en todo eso.

Pensé en ello de nuevo en el camino a casa en
el autobús. Ella había apagado la lámpara de Dalton y no había ningún
error. ‘Feliz Navidad’ Daniel. Sin papel de regalo. Pensó en Debora, su
hermana menor, la única familia que tenía.

Un par de semanas atrás, Debora había llamado a
su hermana mayor desde su pequeña ciudad rural con noticias de
aburrimiento y similitud con la pequeña ciudad.

Estaba llegando a su cumpleaños. Ella sintió que una pequeña celebración podría ser para marcar este evento.

Hablaron un rato y el viernes por la noche
Debora había tomado el autobús a la ciudad. Las hermanas habían enviado
mensajes de texto de ida y vuelta, Laura se retrasó en el trabajo y
habían hecho un plan para reunirse para una cena posterior.

No muy lejos de la estación central de trenes estaba el casino, un primo que trabajaba allí como croupier.

Deborah fue allí … llegó a un rincón de café
donde sabía que preparaban buenos sándwiches y se sentó con un café,
abriéndose a la atmósfera, el brillo y el glamour.

Luego vagó alrededor, encontrando al primo, que, sin embargo, estaba ocupado. Hubo una ola y un guiño.

Deborah encontró un bar y se tomó un trago …
se sentó allí con un cóctel de vodka, de espaldas al mostrador … miró
hacia el piso.

Ella habló con un chico tranquilo sentado a lo largo del bar. Me llevé muy bien con Daniel.

Todavía tenía tiempo para matar y lo acompañó a otro bar. Sin embargo, en poco tiempo, comenzó a sentirse cada vez más mal.

Había logrado liberarse de sus atenciones y, tambaleándose un poco, se alejó apresuradamente.

Sosteniendo su estómago y sudando libremente
en esta noche helada, encontró la calle principal y caminó tambaleante
hacia el parque Esperanza.

Al llegar a la intersección de la calle
principal y Bolivar, se apoderó de ella un hechizo de mareo y ella
tropezó con la calle, donde el conductor del autobús casi ni la veía y,
de todos modos, no podía detenerse a tiempo.

Todd fue un sospechoso brevemente. Lo miraron.
Pero como no se encontró nada en la autopsia, excepto los cócteles que
había bebido, la muerte de Debora fue declarada accidental.

Accidental.

Pero Laura había hablado con su primo, el del
casino. Resultó que el primo sabía que Daniel de la universidad …
recordó un rumor sobre algo llamado gama-hidróxido-butirato.

Una característica de ese «GHB» fue la rapidez con que deja el cuerpo. Laura husmeó un poco más. Hablé con algunas chicas más.

Se hizo seguro Laura nunca había jugado. Otra cosa que su padre le había dicho se había quedado con ella a través de los años.

Él le había dado esto: esa vida era como un
juego de cartas. Esa vida repartía las cartas y jugabas con lo que
tenías contra las cartas que aparecían.

Bueno, claro … pero como dicen … una
pistola bien engrasada supera una escalera de color todas las veces.
Feliz Navidad, Daniel.

Al día siguiente, se puso a trabajar como
siempre y por la noche cocinó una comida como de costumbre y después,
como de costumbre, se sentó junto a la ventana de proa escuchando música
clásica.

Ella tenía un sentimiento por la música
medieval. Monteverdi era uno de los favoritos … ella fue
particularmente apaciguada por el Il Combattimento di Tancredi e
Clorinda.

Más allá del jardín, una bruma se deslizaba desde el río. A Laura le gustaba la forma en que el jardín se había vuelto salvaje.

Aunque los brezos tendrían que ser reducidos.
Hacia la parte de atrás había un ángel de piedra que se derrumbaba, con
el brazo izquierdo roto, las alas astilladas extendidas, su rostro en
una sonrisa tranquila, zarzas envueltas alrededor de él … en busca de
luz.

Laura no era religiosa. A veces se sentaba en
la Catedral de la Santa Trinidad para escapar del bullicio de las
calles. Era un lugar al que ir si necesitabas tranquilidad.

El eco de las pisadas. La luz del sol a través
de las vidrieras, las sombras en el pasillo de piedra. Podrías sentarte
allí en los asientos de madera pulida, poner auriculares y escuchar a
… Bach, no Monteverdi, y subir a elevados picos.

Seguro que era algo. Laura escucharía, sus
ojos y su mente flotando a través de los techos abovedados, las cúpulas y
los arcos altos, los mosaicos de los ángeles.

Había algo fascinante en la idea de un ángel.

————————————————————

Laura pensó en la jardinería que iba a hacer.
Ella iba a cortar las zarzas de vuelta. Es hora de dejar entrar algo de
luz. El crepúsculo se convirtió en oscuridad. La niebla se estaba
convirtiendo en llovizna …

Puso velas frescas en el candelabro, las
encendió con una vela y las llevó a la mesa de la ventana. Colocó una
fotografía de su hermana sobre la mesa y la giró para que estuviera
iluminada por la suave luz de las velas.

Había una tarjeta de cumpleaños hecha en casa
en la que había estado trabajando y que no le había enviado. Estaba
lleno de flores y buenos deseos y cosas agradables y cosas tontas.

Sostuvo la página sobre la vela, observando
cómo la llama la transformaba en ceniza que flotaba como pétalos negros.
Los pétalos se posaron en la mesa alrededor de la fotografía de su
hermana.

Sacó y desenvolvió el arma de su padre … su
herencia … atornilló el silenciador. Ella apagó la luz de las velas
… se sentó en la oscuridad pensando en el ángel que había allí afuera:
mojado por la lluvia y envuelto en espinas.

Pensó de nuevo en Daniel… y en las personas
que se aprovechan de los indefensos. Ella sabía que había otros por ahí.
Otros depredadores. Otras víctimas Laura había hecho algunos deberes.
Ella tenía una pequeña lista. Ella hizo una línea con el primer nombre.

Subrayó el segundo. Sopló la vela.

Poniéndose una sudadera con capucha, se envolvió una bufanda negra alrededor de la boca … salió de la habitación.

Dedos ajustando los auriculares. Monteverdi, digo Bach encima, mientras salía hacia la lluvia.

FINAL.

http://www.megustaescribir.com…

Etiquetas: horror suspense thriller

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS