El Canto del Peregrino

El Canto del Peregrino

Ice-man1969

11/11/2017


Un padre con un gran empleo y dinero a fin de cada mes, un par de coches en el antejardín, un gran colegio para educarse, de esos con nombre inglés, con transporte escolar y almuerzo incluido, con una habitación para mi sólito, pero luego todo ese mundillo feliz desaparecía por completo, parecía una de esas películas americanas.

Mi País, que es un largo y angosto territorio, llamado por algunos despectivamente tercermundista, esos de capitalismo tardío. En él nuevo sistema de gobierno, se había instalado de la noche a la mañana, » No sé si el remedio era mejor que la enfermedad » pero sin invitación y contrariando al pensamiento de la mayoría, llegó para quedarse, entonces no había opción o estabas con ellos o en contra, así que nos obligó a huir como delincuentes sin serlos, o peor aún, terminar en una larga lista de detenidos desaparecidos, olvidados en alguna crónica.

Imagen relacionada

No había otra alternativa había que cruzar la frontera cuanto antes, emigrar al campo ya lo sabían mis padres que sólo en el polvo había una oportunidad. Luego de peregrinar por varios sectores y con mas desventuras a cuestas, logramos asentarnos un poco mejor.

Mi nuevo hogar era una pequeña casa, muy derruida, sin luz, gas, o agua potable, hecha de adobes, con paredes llenas de chinches y una letrina sanitaria distante, pero por lo menos ya no estábamos de nuevo en la calle, el pago de mi padres eran unos pocos pesos miserables mensuales, una visa de turista renovable, hasta donde se podía, sin ningún tipo de seguros y la posibilidad de un futuro trato a medias mientras duraban las cosechas de estación.

De repente también había que huir de la policía federal, que a veces te deportaba, por tener un color de piel distinto o un acento en tu voz, que te delataba como forastero.

Mi realidad era dura, como la vida misma, pero con ojos de niño, mi hermana mayor, solo quería como casi quinceañera, ir a un baile, tener novio, una casa bonita nuevamente, compañeras de grado, comentarse a cerca de aquel primer beso, del paso lento de la niñez a la adolescencia, tener comida con regularidad, tal como estábamos acostumbrados. Sin embargo sus manos se necesitaban para el trabajo familiar, así que tuvo que dejar el uniforme escolar, por la pala, la palabra por un azadón, el pizarrón era la tierra misma donde se escribía a diario la siembra.

Por mi parte, ¿ Por qué ? yo debía cantar un himno patrio, que no era el mío, y aprender acerca de un libertador ajeno. Caminar muchísimos kilómetros para llegar a una pequeña escuela rural, esas donde cuesta hacer buena letra, esas de un solo un libro para leer y que era custodiado con celo enfermizo por la profesora, directora y bibliotecaria, todo junto en una persona.

Al terminar diciembre, llegaban los ilustres reyes magos, con regalos y sorpresas, solo debías dejar un zapato «con pensamiento de niño dejaba, el de mi padre, pensando que el regalo sería aun más grande» y junto a él, mis suplicas infantiles en una arrugada carta, con faltas de ortografía, y si habías sido un niño bueno, habría algo para tí.

Sin embargo estos seres etéreos, no conocían nuestro hogar, puesto que nunca dejaron algo para nosotros en nuestra ventana, tal vez porque yo y mi hermanita éramos inmigrantes. O porque orábamos a un dios distinto al de ellos.

Resultado de imagen para imagenes reyes magos

Nuestro primer trabajo fue hacer canteros, es un lugar donde germinan los almácigos para la plantación futura, pero había tantos mosquitos y tábanos «Algún milagro nos protegió de no contraer malaria» te picaban literalmente hasta el pelo, si hasta los locales rechazaban esas labores, sin embargo nosotros debíamos soportarlo y seguir adelante.

Y así pasaron los años, entre todos derrotamos al monstruo del hambre y el futuro llegó muy rápido tal como el amanecer cuando no es esperado, por fin regresé con mi familia a mi país, en realidad con lo que quedaba de ella, los duros años dando la pelea en el exilio y la crianza de un hijo siempre enfermizo, se encargó de quitarme a mi progenitor. +

Al llegar aún habían indicios de conflictos, el país venía saliendo al igual que Latino-américa, de una aguda recesión económica, sin embargo todo comenzaba a enrielarse mejor, la minería, comenzó a exportar nuevamente nuestro producto estrella “El Cobre”. También, la agricultura aperturó nuevos mercados, dando un impulso sin igual al mundo rural.

Sin embargo el mundo militar y sus adherentes se resistían a ceder la escena del protagonismo y por sobretodo el poder, muchos de ellos formaron partidos políticos, «Se vistieron de civil» para seguir vigentes, postulando inclusive a cargos públicos, a otros la edad los alcanzó y con ello se declararon seniles, para no enfrentar juicios públicos, aunque algunos no lo lograron.

Hoy la democracia es plena, volvió a nosotros, no sin un costo brutal y enorme, por fin terminamos con esa verde y triste realidad. Los años que han pasado, no lograron cerrar la vieja herida que aún nos divide, como pueblo. Europa soportó dos guerras mundiales y aún así se unifico, bajo una bandera y moneda única.

En cambio nosotros aun peleamos y discutimos, acusándonos mutuamente. Sí fueron los de arriba o los de abajo quienes dispararon primero. Por Dios que nos falta aún como país, para ser grandes

Tiempo más tarde llegaron, las elecciones y con ella la anhelada democracia, ingresé a la universidad, hoy tengo varias profesiones, a mi haber tengo un hijo hermoso, soy feliz con lo que hago, pese a todo, creo haberle ganado la pelea a la vida por puntos, sin embargo ella se quedo con una parte de mi infancia.


Tu puntuación:

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS