«Hambre y Remordimiento»

«Hambre y Remordimiento»

Mushi

18/07/2023

El hambre, como un feroz lobo que rondaba en las sombras de mi ser, había consumido mis entrañas durante días, quizás uno o dos, los cuales se desvanecían en la nebulosa de mi memoria. Pero en ese momento, la noción del tiempo era insignificante, eclipsada por un único deseo ardiente: saciar mi apetito voraz. Mi camino me condujo hacia un humilde pueblito, donde una panadería rústica emergía como un remanso de paz y delicias.

Al cruzar el umbral de aquel establecimiento, un deleite para los sentidos, el perfume embriagador del pan recién horneado me envolvió en su abrazo acogedor. Fui irresistiblemente atraído hacia la vitrina, como si un hechizo antiguo me condujera hacia su interior. ¡Oh, qué visión gloriosa se reveló ante mis ojos! Panes de diferentes tamaños y formas se exhibían con orgullo, como obras maestras creadas por manos hábiles y llenas de pasión.

Cada pan, único en su esencia, parecía contar una historia propia. Había hogazas majestuosas y robustas, su corteza dorada y crujiente, desafiando al mundo con su presencia imponente. Al lado de ellas, se erguían panecillos modestos, de forma delicada y corteza suave, suspirando con un encanto sutil y tierno. Desde los panes enriquecidos con semillas y granos, hasta los bollos esponjosos adornados con remolinos de canela y azúcar, cada creación era una promesa tentadora de deleite culinario.

Mis ojos se paseaban, extasiados, por aquel despliegue panadero. Algunos panes mostraban cicatrices doradas, fruto de su danza íntima con el fuego, mientras que otros se vestían de una textura esponjosa y acogedora, invitándome a perderme en su interior aromático. Un crujido al morder, una miga suave que se deshacía en la boca… El sabor, el anhelo de conocer su sabor, se apoderó de mí como un torrente incontrolable.

Pero entonces, una realidad implacable se interpuso en mi camino. La escasez de recursos me negaba el privilegio de adquirir aquellos tesoros panaderos que desataban mis deseos. La frustración arremetió con fuerza, como un cruel recordatorio de mi situación desfavorecida. Y así, mientras el hambre devoraba mi voluntad, un pensamiento atrevido se infiltró en mi mente, susurrándome una solución impía: tomar algunos panes y huir sin pagar.

No obstante, respiré profundamente, buscando calma en medio del huracán de emociones que me embargaba. El aliento llenó mis pulmones, diluyendo las sombras del pensamiento turbio que había emergido. El hambre rugía, urgente y despiadada, suprimiendo cualquier atisbo de temor o remordimiento. Lleno de una euforia frenética, crucé el umbral de la tienda con pasos apresurados, poseído por el deseo incontenible de calmar mi necesidad primordial.

Detrás del mostrador, el dueño me recibió con una sonrisa amable que iluminaba su rostro, como si fuese un ser iluminado por la gracia divina. Su nariz ancha y sus ojos grandes destilaban benevolencia y sabiduría, mientras sus brazos fuertes sugerían una fortaleza que solo los justos poseen. Por un instante, el miedo se adueñó de mí, imaginando las consecuencias de ser descubierto en mi acto de desesperación.

Pero la urgencia del hambre, cruel y despiadada, arrojó a un lado aquellos pensamientos turbios. Respiré una vez más, dejando que la necesidad suplantara mi juicio. Sin titubear, mis manos se aferraron a los panes que podía sostener, y giré en mi camino para huir de aquel lugar, el peso de la culpa resonando en mi pecho.

No obstante, justo antes de cruzar el umbral hacia la libertad robada, me detuve en seco. Las lágrimas, brotando de mis ojos como un río de arrepentimiento, anegaron mi rostro. ¿Qué demonios estaba haciendo? ¿Cómo podía yo, un ser sediento de empatía, despojar a otro ser humano de su sustento, de su medio de vida?

Con los panes aún en mis manos temblorosas, me enfrenté al dueño de la tienda, desbordado de remordimiento y desesperación. Con voz quebrada, pedí disculpas, mi voz ahogada por el pesar que me embargaba. Sin embargo, en lugar de la reprimenda que temía, el dueño simplemente sonrió, como si comprendiera las luchas internas que me habían llevado a cometer tal acto desesperado.

Sin pronunciar una palabra, extendió sus brazos hacia mí, ofreciéndome una absolución inesperada. Los panes, símbolos de su generosidad y comprensión, fueron depositados en mis manos temblorosas. Conmovido por aquel acto de gracia, comencé a devorarlos con un entusiasmo desbordante, saboreando cada mordisco con gratitud y una triste felicidad que solo se puede encontrar en los momentos más oscuros de la vida.

En ese instante, mientras el sabor del pan se desvanecía en mi paladar y la tristeza y la alegría se mezclaban en mi corazón, supe que había aprendido una lección invaluable. El verdadero deleite no radicaba en el acto egoísta de tomar lo que no me pertenecía, sino en la capacidad de encontrar en la humanidad, incluso en los lugares más inesperados, la compasión y la generosidad que nos permiten seguir adelante. Aquel pan, aquellos panes, fueron más que un sustento físico; se convirtieron en un recordatorio de que, en tiempos de necesidad, es el amor y la empatía los que nos nutren verdaderamente.

Votación a partir del 02/09

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS