para: los más sabios

para: los más sabios

Nathan Keen

20/04/2021

Todas las historias tienen un principio y un final pero en infinitos casos esas mismas historias viven en nosotros por siempre, y lo que antes fue el legado de un sabio ahora se termina convirtiendo en nuestro propio legado.

Hace mucho mucho tiempo atrás las historias de nuestros abuelos y conocidos mayores eran solo relatos de sus aventuras sus emociones y por qué no de sus sueños más profundos unos sueños que algunos tuvieron la suerte de cumplir y otros no, ya sea por diferentes estilos de vida o por la capacidad de ver el mundo de otra manera totalmente distinta a lo que es

Ahora esas historias ya contadas y me atrevo a decir que demasiadas veces, parecen lejanas como si el viento se las llevara, pero ¿eso es malo?. El mundo entero tiene el mismo derecho que yo a escuchar también esas historias y deleitarse con sus más mínimos detalles, además esos relatos que ahora son leyenda serán siempre parte de mi y jamas podrán abandonarme por que tienen el mismo deseo que sus dueños, permanecer.

Aunque como ya sabemos todos, no basta con desear. A veces tenemos que esperar y aferrarnos lo más que podamos a esos sabios, tomarlos de la mano y decirles que sus conocimientos y su sabiduría nos enseñaron que aunque el mundo te ponga de rodillas tu te levantaras y seguiras por que ese es el camino de un sabio.

El camino estará cimentado sobre paz y dolor, tristeza y alegría e inevitablemente sobre soledad una que innecesariamente debe ser mala solo debes encontrar la belleza en ella aunque sea en su más mínima apariencia, por que incluso la lágrima que cae apartada del resto puede mezclarse con el mar y ser una con él.

Cabe destacar que todo sabio puede o quiere transmitir su conocimiento pero incluso en los momentos mas profundos hay historias que hasta ellos se guardan, no por egoísmo o avaricia, sólo por el simple hecho de que no hay suficiente tiempo para contarlas todas.

Una vez dicho esto vayamos a la historia que nos concierne…   

Cada paso que damos nos acerca inevitablemente mas y mas al final, ya sea de un camino, de una historia, de una vida. 

Hay por así decirlo muchos atajos para dar en ese estrecho camino pero depende de qué tan dispuesta está esa persona de continuar por el sendero fácil o el difícil, incluso yo puedo a veces permitirme dar ese lujo pero no sin después arrepentirte de tomar tan apresurada decisión. 

Lo que me enseñó estrictamente este mundo va mucho más allá de la comprensión, es una enseñanza grabada en piedra, grabada en mi cabeza, grabada en mi corazón. Una que  a la vista de muchos puede ser una exageración pero está muy lejos de serlo. La historia de mi vida comienza en las montañas, en donde la mirada del hombre no distingue más que sombras, unas montañas que pueden ser comparadas con el mismísimo monte olimpo, incluso los viajeros más experimentados y temerarios se inclinan ante tan majestuosa superioridad. 

Pero a pesar de todo, solo una persona fue capaz de alcanzarnos, una que me hizo cuestionar si de verdad éramos intocables o tan indefensos como lo sería el barco más fuerte contra la marea más potente. 

Aunque todavía no llego a eso, he vivido toda mi vida sobre estas montañas mis ojos cansados no contemplan más que nubes y pequeñas imágenes de lo que siempre creí que eran las incuestionables sombras de los que vivían abajo, he pasado por cada estación una y otra y otra vez sin cuestionarme por un segundo que es lo que hago aqui. Simplemente no podia imaginar la vida fuera de estas montañas, por generaciones familia tras familia había dedicado su cuerpo y alma a la preservación de nuestra civilización al insaciable deseo de continuar por … hay veces que olvido la razón por la que continuaban, y lo más triste es que cuanto más paso aquí más cosas olvido, es demasiado doloroso saber que poco a poco la vida, no, tu vida va desapareciendo. 

Incluso en los momentos más certeros de mi memoria siento que simplemente no caben tantos recuerdos en mi cabeza como yo creía, pero hay algo oculto, un sentimiento que a pesar de todo me susurra al oído que aunque yo crea que lo olvide eso no signifique que no esten ahi.

Por muchos años supuse que lo mejor estaba aquí con nosotros con las montañas y sus secretos, con el viento abrazador de los cielos y con las espléndidas auroras boreales que muchos les decían las luces del norte. Pero a pesar de que todo eso era un incentivo para quedarme aquí nunca fue lo suficientemente fuerte como para querer verlo en el momento final, la explicación mas simple es que mi cuerpo ya está cansado y no tengo fuerzas para replantearme todo otra vez, es muy tarde para mi pero para ti todavía hay demasiado tiempo. 

Solo dame un respiro y sigue tu con la parte que sigue ¿quieres?.

La historia de mi vida comienza hace años, aunque a pesar de que no tengo tanto el peso del tiempo como tú aprendí demasiadas cosas como para saber cuando detenerme  y cuando no, pero a veces la vida misma puede decidir eso por ti.

Todo el mundo me señaló de loco cuando di a conocer mi deseo, mi objetivo, mi plan. «Simplemente es imposible» ese fué el último comentario de personas que ignoraban lo que era una buena vida y que ignoraban que la vida propia no puede y por sobre todo no debe ser controlada por los demás sino por uno mismo. 

Ese fue el último comentario que pude soportar y yo solo, completamente solo me puse en marcha hacia lo que sería mi destino, mi camino como tu lo llamas, pasé días escalando estas majestuosas montañas los días se hicieron semanas y lo único que veía desde abajo eran interminables destellos de luz que quemaban mis ojos, lluvias interminables que hacían resbalar mis dedos de la sólida e inquebrantable piedra y sobre todo la frustración de pensar que los demás tenían razón, era algo imposible e inimaginable pensar que podría llegar a la cima, estaba listo para rendirme y dejarme caer para acabar con el sufrimiento y sobre todo para descansar, ya mis ojos se habían cerrado por completo y mi cabeza me pesaba simplemente ya estaba listo.                                                                                                                                                        Entonces sentí el toque de mi salvador, tú. Tomaste tu desicion y actuaste, me tomaste de la mano y con todas tus fuerzas o al menos con las pocas que te quedaban me subiste de un tirón y gracias a tí logre llegar a mi objetivo acaso no lo entiendes todo está predestinado cada historia que se cuenta cada relato cada susurro en el viento tiene una conexión, tu fuiste mi salvador y yo seré el tuyo.                                            Acaso no era este tu deseo ver lo que hay más allá, toda tu vida la perdiste siendo un ave enjaulada y ahora tienes la oportunidad de ser libre, de al menos intentar la oportunidad de ser diferente del resto, de actuar según tus propias convicciones.                                                                                                                                         Al igual que cada persona en este mundo necesitas un empujón solo uno pequeño para que puedas abrir los ojos y ver en realidad no solo sombras sino luz, luz y esperanza.                                                              Cada palabra de tu historia tiene un momento específico de soledad, de tristeza, pero en ningún momento pude ver un destello de esperanza, no eres la primera persona sabia que conocí en mi vida sabes antes de estar solo estuve acompañado por muchos seres queridos, muchos sabios al igual que tú, y a pesar de que tal vez te estés acercando cada vez más a tu final quiero que conozcas lo que yo una vez conoci y crei perdido.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Ven conmigo, todavía hay tiempo y sobre todo para tí solo abre los ojos, abrelos y jamas los vuelvas a cerrar.                                                                                                                                                         

Solo hay que saltar, te pido que tomes mi mano de nuevo y esta vez no la sueltes por nada en el mundo. 

Salta conmigo abre los ojos y nunca mas los vuelvas a cerrar.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

 
                                                                                                                                                                          

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

            

 

Puntúalo

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS