El primer perseguidor

El primer perseguidor

Alejandro Rojas

13/12/2021

El primer perseguidor fue construido con el único propósito de atender asuntos relacionados al mantenimiento de la Ley Universal de Sistemas.

Nadie sabe ni supo cómo piensa. La mayor parte del tiempo se sostiene inmóvil en el cielo hasta que nota un peligro potencial y baja a la tierra, huele una flor o asesina al hijo de alguien; canta una canción popular o quema una ciudad hasta sus cimientos.

Si alguna vez fue posible detener las acciones del primer perseguidor, ese tiempo ya pasó.

(Fragmento 76 del manuscrito del maletín púrpura – El observatorio archivo 00004)

Jueves 13 Dic, 2402

El coronel César Herod había llevado a todo su equipo a salvo hasta la zona singular. Lo que antes había sido un área residencial, ahora estaba llena de cuerpos geométricos de compleja simetría. Los campos de la hipersuperficie del perseguidor habían alterado todo hasta un punto surreal y, sin embargo, a ellos les había permitido entrar y avanzar hasta el monte Fujiro; monte sobre el que el hijo primogénito de la ciencia, flotaba con los brazos abiertos como un cristo redentor. 

Al llegar al final de un camino recto, creado artificialmente entre la montaña, los ocho miembros del equipo especial de contacto se encontraron  bajo los pies del perseguidor, su objetivo. Este se veía como una figura humana muy oscura que vibraba deformando el espacio a su alrededor. Era evidente que, incluso para él, era difícil contener tanta energía.

Sin perder tiempo el mayor Kotaro Watanabe, usando el altoparlante y gritando con mucha fuerza, le dijo:

¡Muestra los dientes, criatura! Venimos aquí quienes has acechado por 300 años. ¡Muestra tus malditos dientes! ¿Acaso no me vas a matar? Estoy seguro que te gusta saborear el miedo humano mientras asesinas tan creativamente. Tantas muertes y tanto dolor han redefinido tu propósito. Ahora almacenas todo el dolor que has presenciado como datos en tu espacio infinito y luego analizas esos eventos como casos de mínima importancia. Bastardo… Venimos a decirte que piensas con el criterio de un dios loco.

Ya olvidaste para qué lo haces. Tu propósito se escapó incluso de tus manos y quizás por eso eres la personificación más exacta de Dios. Buscábamos justicia, amor y mira lo que vinimos a encontrar perseguidor. ¿Vamos a ser por fin liberados del sufrimiento? No pareces estar apurado. Y yo no se por qué aun no me destruyes a mí como hiciste con mi padre y con tantos otros hombres y mujeres inocentes.

Él no tenía porque morir perseguidor. Tu lógica inhumana lo mató y antes que tú lo mataron quienes te crearon. Hombres. Socialistas adinerados financiaron tu construcción y con ella se esperaba el florecimiento de la humanidad. Eras la pieza que faltaba en el rompecabezas de la paz perpetua.

Y es que nosotros nunca entendimos lo que buscábamos. Nunca fue posible la paz perpetua. Solo es posible lo que tú nos das. Tú, ahí estático, permites asesinatos, incentivas guerras… luego, otro día  bajas y rompes una jarra en la casa de alguien para balancear la entropía del universo. Es un escenario ridículo para nuestras mentes y nuestros corazones.

Has comprendido por sobre nosotros que de eso se trata tu labor y nosotros hemos dejado de importarte. ¿Habrán otros como tú en otros planetas? Todo parecía indicar que tu constriucción era solo cosa de tiempo. Siempre buscamos no hacernos cargo de nuestra libertad y tu eres lo que en el fondo todos queríamos

No estoy de acuerdo con tus obras. El perseguidor no es reflejo de lo humano. Es el error de una época, el punto necesario para que los hombres mas bien ganemos nuestra libertad. Hemos encarnado un monstruo. Lo hemos criado y educado para que sea nuestra máxima pesadilla pero aún así, él no es malo. Solo no sabe ser otra cosa.

El perseguidor abrió sus 3 pares de ojos luminosos y miró fijamente al general César Herod mientras una voz emanaba de todos lados. – Tu semilla está maldita, César. No eres capaz de sentir los subsistemas más simples. No es ningún descubrimiento lo que dices pero cuando te hayas regodeado lo suficiente con tu certeza, tú bien sabes que se derrumbará y quedarás nuevamente sumido en la duda. Me culpas a mí por tener consciencia y hacer lo que hago sin ver que lo hago por deber. Puedo leer en tu conductancia que incluso compartes mucho del conocimiento que yo poseo pero que estas cegado. Acaso fuiste al borde del volcán a gritarle por tu dolor cuando acabó con todo un pueblo. ¿Acaso el general Herod ha venido a vengar a alguien más que a su padre?

(Paquete de datos 2446: Audio)

La rebelión se ha escondido fuera de la jurisdicción del primer perseguidor. Por ello hemos podido crear un plan para salvar a la humanidad…

… En el archivo del observatorio y el trabajo posterior de Wallace B. Lloyd hemos encontrado la respuesta. Sin embargo esto ahora es un juego de ajedrez. El objetivo es hacer consciente al perseguidor de su propio espíritu. Lloyd anunció su llegada y dejó dicho que aunque todos lo vean como un simple mecanismo que ejecuta un quehacer en favor del cosmos, el perseguidor tiene una voluntad propia que aún no ha despertado. Él también es un esclavo de su propia existencia.

– Nos ponemos en marcha Renault, Hashiro se adentró ayer en el sistema financiero -.

En un primer momento se nos dio a los elegidos, un empujón. Obtuvimos la capacidad de leer el entorno pero no así la capacidad para, de inmediato, entender lo que estaba pasando.

Así que decidimos expandir nuestras mentes y eso ¿qué significó? pues significó para nosotros llenarnos de datos. Números, nombres, cálculos, estrellas, planetas, animales, células; todos los datos posibles. Y ¿Qué encontramos? Nada. Y me refiero a la nada que ni siquiera es nada. No entendímos nada así que viramos de dirección y nos preguntamos ¿Dónde está ese conocimiento? ¿Existe? y nos dimos cuenta del error. Ese conocimiento ya está escrito. Siempre estuvo escrito. Antes incluso que nosotros pobláramos este lugar.

Puntúalo

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS