Originalmente pensé en escribir una historia humorística y sarcástica con caracteres de ficción jugando con hechos que he vivido y expresados a través de los protagonistas.

Después de reflexionar sobre el tema me sorprendo a mí misma y me inclino a un liviano ensayo sin apenas intención competitiva. Me arriesgo a usar esta oportunidad para lanzar una hipótesis y poner ciertas ideas en orden relacionadas con tan interesante propuesta, y algo que he tenido -diríamos reprimido por algún tiempo. Siento que aquí tengo el permiso para hacerlo.

He observado que la tecnología como tal es simplemente la ciencia aplicada a un propósito. Sin embargo, sospecho que la revolución tecnológica es un misterio que va mucho más allá de lo que nuestros sentidos pueden apreciar.

Tal vez puede estar conectado con una inteligencia superior o a algo sobrehumano por no decir divino y con tal palabra pierda credibilidad.

Veo que hay una grandeza bien demarcada en la tecnología que ha tenido extraordinarias implicaciones para la evolución humana.

Creo que no nos hemos dado mucha cuenta porque se ha ido desarrollando muy rápidamente. Nos hemos envueltos en ella sin poderla dosificar y por ende dado por hecho o aceptado.

La ventaja de este mismo concurso que ya no es mediante el tedioso correos que aquí en EEU comenzó a caballos con el pony express. Ya podemos comunicarnos electrónicamente hasta con los escritores que ni siquiera conocemos.

El contacto instantáneo y rápido con la más severa precisión es impresionante. Los avances se han dado en todos los terrenos. Un teléfono móvil además de permitirnos llamar, hace que tengamos la información inmediata de más de veinte siglos.

Lo abarca todo ciencia, arte, religión, política, etc.

Desde una simple calculadora, un mapa… plataformas que permiten vernos y conversar con una persona a distancia, tomar fotografías, mejores que con las cámaras mas sofisticadas y editarlas. Hacer compras, trabajar de cualquier parte, saber la temperatura ambiental, las noticias en el acto de cualquier medio del mundo.

Los asistentes de voz de Google y Apple que actúan bajo nuestro comando. Este DioTec también nos ayuda a usar los transportes públicos, ver películas de cine, hacer inversiones, todo tipo de transacciones, ver videos que hasta pueden desfigurar la realidad, así como indagar sobre opciones de salud, pagar nuestras cuentas virtualmente, hacer depósitos bancarios, música, operaciones quirúrgicas conducidas por roboces etc., etc., etc., etc., etc. y más etc.

La tecnología nos ha colocado en otro plano superior del desarrollo humano.

Las religiones verían este pensar tal vez como un sacrilegio. Dios como un no-ser que no se ha manifestado como entidad, es intocable.

Mejor cambiemos el paradigma y aceptamos que la Tecnología es algo más que los equipos que nos sirven. Y ha sido de gran alivio durante el encierro de la pandemia.

Quizás la propuesta debe ser, Dios es o está detrás de la Tecnología y así indagar mas y ver si hay algo fuera de lo que entendemos normal o sea mas sublime o extraordinario …todo al alcance en una cajita electrónica, vaya, hasta el horóscopo diario. (Se me agotaron los etc.)

¿Será la Tecnología ese Dios místico creado o idealizado, o el mero Dios de los ateos? O sea Dios creó al hombre y el hombre creó la tecnología a “su imagen” e inteligencia y hemos encontrado un Dios más tangible que nos da respuesta sin necesidad de largas oraciones y plegarias.

Para concluir admito que más que un ensayo esto es una alegoría a algo que indagando resulta otro de los misterios de nuestra existencia. Después de todo como Dios, la Tecnología está en todas partes.

Puntúalo

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS