¡Ningún LEGO podrá detenerme!

¡Ningún LEGO podrá detenerme!

Pensé mientras el coche se lanzaba contra el muro que la próxima vez debía ser más silencioso. El valiente tiranosaurio era más que capaz de controlar cohetes a reacción pero los vehículos de tierra se le daban fatal. Aun así, debía irrumpir en la mansión del general malvavisco, recuperar los dientes perdidos de su fiel amigo el cocodrilo y salvar al bebé alienígena del mar de plastilina. Todo iba según lo planeado pero…

  • -¡Gabriel! Deja de jugar y recoge tus juguetes que ya es la hora de cenar.
  • -Voy papá, en cuanto salve a mis amigos.

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS