En un país llamado Chile ubicado al fin del mundo en una larga y angosta faja de tierra, hace poco más de un año comenzaba un estallido social no visto en el país desde la Dictadura de Augusto Pinochet y la lucha del pueblo por el «No». En el 2019 todo se veía tranquilo hasta que se decidió subir el valor del transporte público en 30 pesos, esa fue la gota que rebalso el vaso, salimos a la calle, familias completas, aún con las diferencias que se tienen había gente de izquierda y derecha marchando y manifestándose en una mega marcha de más de un millón doscientas mil personas.

De ahí todo se vino de mal en peor, las fuerzas policiales que ya se encontraban en la mira por el caso «Paco Gates» donde Carabineros de Chile desviaban fondos de la institución y realizaban apropiación indebida de fondos llevando una vida millonaria comenzaron a disparar al pueblo a los ojos generándose muchas perdidas oculares de los manifestantes,

Por otro lado el Gobierno de turno sin importar su corriente política, si es de izquierda como Bachelet y Lagos o de Derecha como Piñera vienen haciendo las cosas mal desde hace muchos años, metiéndole la mano al bolsillo al pueblo y en general como clase política comportándose mal, a la fecha siguen gobernando solo para sus propios intereses y creyéndose reyes o dioses infringiendo todas las reglas.

Tu puntuación:

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS