Mi fiesta de la cuarta pared.

Mi fiesta de la cuarta pared.

Walter.Burgos

06/05/2022


Me invitaron a una fiesta llena de gente re piola. Enserio.
Me convidaron unos fa, tomamos unos fe, comimos unos fi todo tranqui.
Y al cabo de tres horas de haber llegado, boludo, yo estaba así:


Siente mi estrés: brilla cual mil luces LED.
Muévete fresh. Casi que de color red.
Hey…Che… ¿me escuchas? ¿No lo entendés?.
Viajo en un antro con sed.

Mi cantimplora me implora tequila por cada salida del mes.
No toques más que me rebotan los golpes de ayer.
Te veo entrar y todo resplandeces.
Ven…

Ponte a bailar ya. Y que mi humo te mueva los pies.
Cuando volves y te volteas (y me miras) me convences.

Quiero entender. Quiero saber… como moverme al compas.
Toda la gente moviéndose para adelante y para atrás.
Tarde caí, me levanté, y no entendí lo que vi.
Es sideral… solo entras si te dejas llevar.

Hay que salir de la zona de confort, debo de hacer lo que el aire me pida.
Por esta song debo de alzar la voz… para esperar a que alguien me diga:
«Hay que seguir el pasillo al final a la derecha y estar mas tranquila».
Es que la risa no puedo parar ¡JA!, que esto que empieza ya siga.

Siente mi swing, como meter marketing.
Canta mi sing, casi que de color green.


Amigo, a esa altura de la fiesta todo el mundo estaba bailando, pero terrible.
Full HD a todo color, nadie quería desprenderse del mambo, ¿Me explico?.
Nos abrazábamos en grupos de cuatro o cinco y nos meábamos de risa.
Una piba se saca la remera… después se saca los pantalones un chabón…
pero todo estaba mas que bien, boludo, porque el mambo era re hippon. ¿Me explico?.
A mi un chabon me quería dar un beso y yo como que no viste, no me cabe personalmente,
pero al final terminamos re chapando.


Repiten y suben la misma canción varias veces, ¿quien tiene el Bluetooth del parlante?. Cambien.
Muchachos no griten que están re fumados y tengo un vecino acá al lado, que si lo jodemos llama
al comisario y cagamos. Bardo.

Un trapo de piso, ya volcaron el fernet.
No anda el wifi, ya no tengo internet.
Pa, que descontrol. Mas yo sin control flashando de pastis les grito:
Bailen… bailen… bailen… bailen.

Moviendo todo el mundo ( mientras ríe) la cadera, en silencio se menea.
Nadie grita, ni se quejan, mientras escuchan sonarme en el fondo de la casa de atrás.
No existen las peleas, mucho menos discusiones, ni los gritos, ni los llantos, todo el mundo corresponde a la euforia que se esconde en el grito del mensaje de paz.

Los tengo donde quiero, nadie parece entenderlo. No sospechan de mis trucos ni rescatan la secuencia,
de repente todo es raro y mas falso no es la vida real.
Chabon estoy flashando que soy un extravagante y que vivo esta secuencia para subirla a las redes
en formato de canciones y que flashen emociones.


Y de repente entre tanta locura resulta que la canción que yo cantaba mientras narraba la historia rompía la cuarta pared y pasaba a mi realidad. Porque claro, ¿cómo podía saber el chabón de la suite que todo esto era una canción para las redes?… ¿Me explico?.
Yo me termino preguntando lo mismo: ¿soy acaso un personaje de ficción, narrando una secuencia de ficción, creado en la mente de un escritor de canciones que perdió la cabeza?.
¿Habrá perdido la cabeza porque se rescato de que ni siquiera él era real?
Y la gente que lo escuchaba… ¿comenzaba a pensar que estaba completamente loco y que había disociado totalmente?
¿O también se empezaban a dar cuenta de la falsedad de su existencia?




Estimados lectores:

Participando del concurso de microrrelato postal hace ya un mes, vi la posibilidad casi recién abierta del relato musicado.
Me dispuse a crear una pieza musical con una narrativa. La pieza es original, de mi autoría, la instrumental creada en FL Studio y la composición de la letra junto a la voz (disculpen si no soy excelente cantando) escrita y recitada por mí.

Ésta pieza es una narrativa que nos adentra en otra historia.

Tu puntuación:

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS