Un recuerdo inexorable

Un recuerdo inexorable

Natan Drabeto

05/05/2020

Sentado en el avión contemplaba el océano y me preguntaba si este celaba el color de tus ojos, me preguntaba si… !Este avión esta hecho de cartón!, exclamó un señor. Entre mi discurría: Porqué se quejará de la turbulencia, viejo merluzo. A pesar de ser una de las peores turbulencias que había deplorado seguía pensando que cuando toqué tus mórbidas manos por última vez… Esas trémulas manos temblaban más que el avión. Súbitamente unas lágrimas recorrieron mi mejilla y al chocar con mis labios supe que no importará cuanto me esfuerze en encontrar un lugar al que pueda llamar hogar… No creo poder hallarlo.

Durante toda mi vida he estado rodeado de mucha gente pero rara vez me sentí acompañado, rara vez… Era inexorable sentirme solo, porqué mi familia trata con menoscabo mis logros, ¿Porqué siempre se hacía ausente el respeto y el amor? Lo único que veía en los ojos de mi madre al verme era desprecio, la mirada de mi padre siempre resultó esquiva hacia mi. En cuanto tuve solvencia económica desaparecí de Peru, al llegar a Firenze todo era igual nada había cambiando. 

Solo Elaine, mi esposa, me dio un sentir jamás experimentado… Y a ese sentir jamás experimentado en mi presente realidad se le conoce como amar. Han pasado 7 años de su muerte y a pesar de eso cuando me miro al espejo  veo en un reflejo de Elaine marcado en mi, a pesar de su muerte ahora jamás me siento solo y ahora el sentimiento de hogar vive en mi mente…. ¿Es eso acaso es migrar?

Tu puntuación:

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS