Mi madre me advertía. «controla a quien te confías; tú das la mano y puede que te coja hasta el codo».

Ahora estoy confusa, desde que padecemos covid-19 no nos estrechamos las manos sino que, chocamos los codos. 

¿Estaremos tomando demasiadas confianzas?

Puntúalo

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS