Mi primer beso de amor

Mi primer beso de amor

Marina Hernandez

14/03/2021

Aquella noche fue la más hermosa de toda mi vida. Mi fiesta de quince años, celebrada tal como lo había soñado. Todo arreglado de forma impecable por mis padres. las mesas y sillas decoradas de acuerdo a mi vestuario de princesa. Adornadas con flores de color rosa. Me sentía tan feliz y emocionada al lado de mis familiares y amigos.  Al compás de la música todo era alegría. 

Mis padres al pendiente de los invitados, comidas y bebidas. Cuidando cada detalle para que todo saliera bien.

Cuando llegó el momento de bailar el vals, me sentía como toda una princesa, rodeada de caballeros esperando el momento. Con mi vestido largo, ajustado a la cintura, con un leve escote dejando entrever mis sensuales hombros. El pelo recogido en un moño, resaltando mi angelical rostro suavemente maquillado. 

Todos los muchachos tuvieron el privilegio de bailar conmigo, pero sólo uno resaltaba entre ellos, Joseph, primo de mi amiga Carla. Ya teníamos meses conociéndonos y desde el principio nos sentimos atraídos entre ambos. Se veía tan guapo y elegante con su  traje negro. Me sentía nerviosa y a la vez dichosa entre sus fuertes brazos.  Mis manos sudaban frío dentro de los guantes de seda. Mis mejillas ruborizadas, no tanto por el maquillaje sino por la  cercanía de él  Era una sensación maravillosa, parecía flotar en el espacio. No podía dejar de observar su bien dibujada boca enmarcando unos labios carnosos, que invitaban a un beso. Aunque nunca me habían besado, era totalmente inocente en el amor.

Luego de compartir con los invitados, decidí salir un rato al balcón, necesitaba respirar aire puro. Me sentía sofocada. 

Un hermoso cielo estrellado invitaba al romance. De pronto sentí unas manos suaves que rodeaban mi cintura, era mi galán, que susurrando al oído me confesó que me amaba, que me robaría un beso. Turbada por la emoción apenas pude sonreír tímidamente. Cerré mis ojos y sus labios sensuales se juntaron con los míos, fue algo tan hermoso, el beso más dulce y tierno que haya sentido. Un cosquilleo maravilloso invadió todo mi ser, nublando todos mis sentidos. Solo existiamos el y yo. Nos olvidamos por un momento del mundo exterior. Me sentía tan feliz . Mi primer beso de amor, no lo podía creer!!.

Pero no todo fue color de rosa, un fuerte sonido a mis espaldas nos hizo reaccionar. La tos fingida de mi padre cuando se molestaba. Con cara de pocos amigos y el ceño fruncido me instó

 a regresar al salón con los demás invitados. Apenados con él nos trasladamos de nuevo a la reunión. El regaño vino después que terminó la fiesta, pero mis oídos no escuchaban la reprimenda, solo se oían los fuertes latidos de mi corazón enamorado.

Ese primer beso marcó mi vida para siempre, fueron muchos besos más. Tres años después prometimos ante un altar amarnos hasta que la muerte nos separe.  Aún estamos juntos besándonos a cada rato.







Puntúalo

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS