LA PAROLA DEL SEGUNDO BESO

LA PAROLA DEL SEGUNDO BESO

Bragi Xue

14/01/2021

El portón del establo se sacudió con una fuerza estrepitosa, producto del viento a favor y la adrenalina concentrada en Carolina, quien dijo a grito entero: -¡Javier! ya que tu rumba es la literatura, te regalo esta frase que acabé de leer en el último libro de Jorge Valbuena: “El amante inocente fue sacrificado al Dios del amor, con la complicidad de la Diosa de la Sabiduría y el Dios del Destino”. Dos veces lo laceró con esas líneas.

Javier simplemente sonrió, acto seguido destrancó sus labios gruesos de color violeta y le dijo: – ¿por qué os gusta humillarme Caro? sabéis que soy un escritor frustrado y lees las frases del Maestro Valbuena, definitivamente estoy como un condenado en un barco pirata, amarrado al palo. La verdad no os entiendo, me ofrendasteis hace dos horas un beso largo en la boca, en mi alma, para después llegar repitiéndome la frase de un genio.

La latina perversa simplemente desplegó su sonrisa, iluminando por un momento el establo, acto seguido, se desabotonó lentamente y con la mano izquierda el primer botón de su camisa blanca, Javier, sabiéndose perdido, sintió la traición en el calor del bajo vientre propio de una erección, entonces, Carolina valiéndose de su dotada sapiencia emocional, le desinfló los vasos cavernosos al escribidor frustrado con una frase repetida dos veces:- ¿Te acuerdas cuándo hablamos de mi niñez? y prosiguió: Javier, nunca me escuchas por pensar en follarme, ¿sabías que mis padres me vendieron a un mafioso? Y el tipo por fortuna, no soportó el elixir de mi pasión y su corazón delincuente simplemente dejó de llorar al segundo beso húmedo. Acto seguido, Carito buscó afanosa la humanidad de Javier, regalándole otro beso con lengua, pero con más violencia que el de hace dos horas, tratando de arrancarle la lengua con suave succión, haciendo revivir la furia del gorrión que busca el nido, pero Carolina se alejó de nuevo y el pobre literato quedó iniciado.

Carito hizo un gesto extraño, sus hermosas cejas se juntaron hasta formar una arruga vertical entre sus oscuros ojos y cambió su tono de voz por la versión más agresiva, estallando en gritos sucesivos: -¡Javier, desgraciado! Eres igual que los dieciséis tipos que están enterrados afuera en los montículos de esta finca, que te aclaro, el mafioso dueño de este terreno le correspondió el primer montículo y ¿sabes la razón de esas muertes? Por qué sencillamente después del segundo beso no me quisieron escuchar por darle más importancia a sus genitales.

Muerto el carnal deseo por ese macabro impacto, Javier abrió de nuevo los ojos, cayó en cuenta que al igual que un condenado en un barco pirata él también estaba amarrado al palo, pero en un establo, y al escuchar afuera cómo cargaban una escopeta de riego, se dijo a sí mismo: “El amante inocente fue sacrificado al Dios del amor, con la complicidad de la Diosa de la Sabiduría y el Dios del Destino”. Dos veces se anestesió repitiendo la bella frase.

Tu puntuación:

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS