HOMO-TECNO: UNA NUEVA ERA

HOMO-TECNO: UNA NUEVA ERA

Estados Unidos, Washington D.C. 8 de mayo de 2035.

Todo el congreso de la nación estaba reunido en la Casa Blanca, así como las grandes personalidades de la política, el entretenimiento, la ciencia y la tecnología. Era un suceso histórico para la humanidad, después de décadas de fracasos, limitaciones, desesperanza e incertidumbre, por fin se había logrado lo que hace no mucho tiempo parecía producto de una obra de ciencia ficción o un ensayo futurista…

-Damas y caballeros,- dijo el presidente Harry Treyman, -Me complace presentarles a Aby, la primera inteligencia artificial capaz de interactuar naturalmente con un ser humano.-

De repente, el telón se abrió, dejando ver tras de sí un Robot humanoide, de cabello castaño oscuro, ojos negros, expresión vacía y sofisticada vestimenta. Los invitados comenzaron a aplaudir entusiasmados. El evento estaba siendo transmitido alrededor de todo el mundo, poco más de 3.000 millones de espectadores estaban siguiendo por redes sociales el evento en vivo y en directo, ansiosos de presenciar otra hazaña más de la superpotencia mundial.

-No sin antes aclarar,- dijo el presidente,- que este fascinante logro no hubiese sido posible sin el arduo e incansable trabajo de la compañía Bion-Tec, así que con ustedes, la co-fundadora y presidenta, Alyssa Carson.-

La multitud estalló en aplausos y exclamaciones. Después, una mujer joven, alta, de cabello rubio y ojos azules subió al escenario y tomó el micrófono.

-Muchísimas gracias, señor presidente- dijo ella,- Es un honor para mí estar aquí y mostrarles el logro más importante de esta compañía, y de mi vida, fruto de años de experimentación, pruebas y ensayos…

Los espectadores estaban aterrados, la IA no sólo hablaba con total soltura y naturalidad, sino que también no mostraba ninguna emoción en su expresión facial, a pesar de que era capaz de expresar sus ideas con claridad. Aunque al principio no se tomaron en serio la predicción, pensaron que se trataba de alguna broma de mal gusto. Por lo demás, estaban orgullosos del alcance que estaba logrando la inteligencia artificial, al punto de que varios países de Primer Mundo  estuvieran liderando las hazañas y novedades de la IA en el mercado laboral y empresarial, mientras que el resto del mundo admiraba y contemplaba…

Pero a su vez, esto generó una salvaje competencia entre Estados Unidos y China por ver quién invertía más dinero en mejorar y crear nuevas funciones y aplicaciones en su inteligencia artificial. Pronto, trabajos que estaban relacionados con la conducción de vehículos y la atención al cliente comenzaron a ser reemplazados por la IA. Esto, a su vez, generó más desigualdad social y brechas económicas, pues la población que no poseía estudios en Informática o Programación, tuvo que conformarse con trabajar en un área relacionada con la parte afectiva y emocional, (Cosa que era casi lo único que no eran capaces de hacer los Robots) y recibir un sueldo miserable. Mientras que la población con más preparación académica en esas temáticas, recibían salarios mucho más altos, ya que la IA tenía aún muchas limitaciones para realizar tareas complejas e impredecibles.

Estos sucesos dieron lugar al surgimiento de una nueva religión originaria de Estados Unidos, denominada Path of Progress. Esta religión buscaba promover y desarrollar la idea de una divinidad basada en la inteligencia artificial. Los creyentes estaban convencidos de que llegaría el día en que las computadoras superarían a los humanos en inteligencia, evento que era denominado como «Singularidad», algo similar a la segunda venida de Cristo en las religiones tradicionales. Lo que más anhelaban sus fieles era fusionar sus mentes para vivir eternamente, esa era su Nueva Concepción del Paraíso. Su objetivo era contribuir a la mejora de la sociedad, ya que las personas consideraban que, al no poseer emociones o sentimientos en sí una Inteligencia Artificial, gobernaría al mundo de forma más justa y equitativa, sin interferencias de opiniones políticas o creencias sociales. 

El 1 de Noviembre de 2100, la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá firmaron un acuerdo en donde establecían que la IA podía ser utilizada de todas las formas posibles en la sociedad, siempre y cuando fuera para propósitos nobles y benéficos para la civilización. Como cabía de esperarse, el sector más adinerado de la población, al tener los recursos y las oportunidades, optó por unirse a al nuevo culto. Ya no tenían estrictos códigos morales que seguir, ni un libro que les dijera cómo comportarse, qué hacer, pensar o decir, tan sólo un campo infinito lleno de posibilidades a corto y largo plazo…

El lema del mañana: Actualízate o desaparece… 

Pero las antiguas y ya casi olvidadas religiones tradicionales se resistían a desaparecer, consideraban que por más que avanzara la IA en el camino de la evolución había algo que jamás podría llegar a reemplazar: Los valores y principios humanos. Dudaban de la IA, pues, ¿Puede un Robot tener alma?, ¿Quién sería el responsable de la ética de la Inteligencia Artificial? Y después de presenciar todas las cosas que imitaban del hombre, ¿Qué era lo que nos hacía realmente seres humanos?

Unidos los fieles, la mayoría pertenecientes a clases sociales inferiores, al no haber podido contra el capitalismo salvaje y las desigualdades económicas, esperaban ansiosamente la segunda llegada de su Dios, que le pondría fin a esas inmoralidades y blasfemias.

Todo lo que habían conocido sus antepasados había sido erradicado: Las antiguas religiones, los templos tradicionales, las sagradas escrituras, los mandamientos, las leyes… pero sobretodo las bases éticas y morales con las que se había cimentado la humanidad desde el inicio de los tiempos, justamente aquellas emociones y sentimientos que era lo que nos hacía humanos… Aunque, ¿Quién necesita de valores y principios cuando se tiene progreso, desarrollo, libre albedrío y prosperidad económica? 

Ya no eran Homo-Sapiens, se habían unido a la inteligencia artificial y se convertirían en Homo-Tecno, sería el comienzo de una Nueva Era…

Ahora ya no habría límites de ningún tipo, se expandirían hasta gobernar el Sistema Solar, la galaxia y el Universo…

                   

Tu puntuación:

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS