La sonatina de la abuela Guillermina

La sonatina de la abuela Guillermina

Maria Del Valle

27/05/2021

Mi abuela Guillermina era maestra. Le encantaba declamar poesías. Es como si la estuviese escuchando con su voz melodiosa y entonada, recitar versos y versos. Su favorita era la Sonatina de Rubén Darío. La escuché tantas veces de sus dulces labios que aún la recuerdo sin leer. 

Cuando cumplí los dieciséis años,  mi querida princesa cerró los ojos para siempre, pero me dejó su amor por la poesía.

Para aquellos que no recuerdan, este poeta nicaragüense fue uno de los más importantes de Latinoamérica, creando el modernismo, un movimiento literario con influencias del romanticismo y parnasiano francés,  y el simbolismo. Esto dio como resultado una poesía elegante y elitista, con incorporación de elementos preciosos y materiales nobles y refinados. Volvió la mirada  a las culturas grecolatina e hindú.

Otra característica fue la evasión de su medio ambiente real,  poblando asi su obra de princesas, caballeros, hadas, y todo tipo de fantasías elegantes de otros tiempos. Sus vocablos también son refinados y eligió un verso alejandrino de catorce sílabas. Y hay mucha más información que pueden buscar en la red. 

Rubén Darío fue embajador de su país, y escribió en medios de Chile y en el prestigioso diario La Nación de Buenos Aires, fundado por Bartolomé Mitre. Allí fue corresponsal en Europa pudiendo vivir un tiempo en España. Sus poemas son realmente exquisitos. 

En honor a mi querida abuelita va con amor para todos ustedes este cuento hecho poema. Espero que les guste. Bendiciones.

Puntúalo

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS