De las vidas y talleres intemporales

De las vidas y talleres intemporales

Montserrat Soler

15/11/2019

Llegué con el cuaderno pegado al pecho como un escudo. Me había apuntado en un ímpetu depresivo al darme cuenta de que estaba -oficialmente- vieja. El coordinador me había convencido de probar una clase; si no era de mi agrado, me devolvería el dinero. Ingresé resignada al salón y levanté la vista ante una elocuente voz de ochenta y tres años: «¡bienvenida a mi taller!«. Seducida, me senté y dejé caer mi escudo en la primera hoja blanca y expectante. Había hallado, por fin, mi historia.

Tu puntuación:

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS