Amor, alegría, tranquilidad, solo paz, paz mental, sentirte libre y ser, ser quien eres, sin importar el que dirán, yo no te juzgaré jamás, nos acostumbramos, la soledad se vuelve algo casual, y los pensamientos ya no son fríos ni oscuros, la calidez, esa fuerza, ese sentimiento, esa pasión interior, compartida y única, charlas, deseo de vivir siempre así, tardes de lluvia y aroma a humedad, agradables, en una cabaña en medio de la nada.

Todo, demasiado perfecto para ser real, sentir la libertad, que siempre esperamos, levantarme de la cama y verte dormir plácidamente, tus labios tocando los míos y la tranquilidad que me daban tus manos al recorrer mi cuerpo, ver por la ventana el vapor de la lluvia y el calor de la casa, hacer un corazón que luego se borrará, pero que en mi mente jamás lo hará, sin tener que abrigarme porque el clima está templado, sentirme segura, linda, y sin preocupaciones, tomarme un café y escuchar la lluvia caer, siempre con mi amado, en sus piernas, o en sus brazos, tener la confianza para hacer todo juntos y que sus ojos me diga «quedate conmigo para siempre», necesito tenerte, amarte y verte, ahora no lo puedo hacer, estamos muy lejos, pero esta es mi propuesta, espero que no sea tarde.

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS