A veces, sólo deseamos cosas, que sin saber por qué creemos merecer; pero en realidad es un simple apetito de un corazón desnudo que no muestra más si no tentación de lo que nuestra imaginación remoldea.

Lo malo, es cuando empiezas a desear cosas fantasiosas que no sabes si en realidad lo deseas o es un simple capricho de un leve descubrimiento que el alma creo. Sin embargo, por más que queramos, no deja de ser un inmundo deseo que niebla la razón. Por qué? Por qué no simplemente puedo estar feliz? Tengo todo lo que necesito y vivo bien… entonces por qué no me dejas ser feliz?

Puede ser una simple condición, pero el aburrimiento me aturde y las ganas de algo diferente y viejo me inunda; qué se supone que debo hacer? Hacia dónde debo mirar? Me siento perdida en lo oscuro de algo que ni siquiera sé, sólo quiero sentir… sólo quiero descubrir, sólo quiero ver…

Etiquetas: relato corto

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS