Ser diferente es ser real.

Ser diferente es ser real.

La vida me enseñó que no la merece cualquiera, que nadie está a salvo de sus condenas, que son pocos los que rompen sus cadenas. Yo no quiero pertenecer al sistema y ser un pez más en el mar. Seguiré siendo esa especie aún no descubierta que merodea por el fondo de los océanos, nadando a contra corriente aunque eso signifique ir acompañado de la soledad. O de mis principios que no tienen final, que se pintan de los colores valentia, amor y humildad. Mientras que este mundo se construye con billetes yo forjo mi alma a golpes de realidad. Se trata de arriesgar por las cosas que nunca tuvieron precio, que no se pueden comprar, solo merecer a través del esfuerzo, de la constancia, del saber perder para ganar. Llámenme loca si sueño que el mundo puedo cambiar, pues esa creencia me hizo cada día evolucionar, mejorar, apaciguar mi corazón que no dejaba de gritar. Pidiendo a voces que lo escuchara, diciéndome que tengo el don de poder ayudar: de hacer ver a los ciegos, oír a los sordos y poner a caminar a quienes nunca se atrevieron a andar. Tengo magia sin trucos, fortaleza ante la adversidad. Porqué camine por los caminos más ocuros sin descanso hasta visualizar la claridad. Hoy soy luz que nació de las tinieblas, esas que me hicieron valorar lo que cada día regala la vida, lo que cada día deberíamos amar. Intento descifrar los secretos que cada noche la luna se atreve a ocultar. Buscando las respuestas a esas preguntas que nadie se atrevió a lanzar. Trazaré caminos no andados aunque eso signifique una nueva guerra que declarar. A quiénes no quieren que gobierne la paz, a quienes por la codicia su corazón dejaron marchitar. Por ser dueños de riquezas que solo traen pobrezas, por ser más que los demás y no querer igualdad. Humanos consumidos por el ego, ambición y maldad. Sin la capacidad de amar, que es el mejor tesoro que alguien puede conquistar. La única razón por la cual luchar y sacar nuestras mejores armas con la única opción de ganar. Victoria merecida contra un mundo que se les olvidó recordar: que nuestra esencia es nuestra alma y seguirá dormida por no quererla despertar. Lo que llevamos por dentro nunca se podrá comparar, esos dones con los que nacimos y nos da miedo desarrollar. Por temer lo intangible y descubrir que es mejor que esta realidad. Tenemos el as bajo la manga y no nos atrevemos a jugar, haciendo all-in con las peores cartas esperando que la suerte nos quiera premiar. Dejando la belleza de la vida en manos de nadie, viéndola morir cada día un poco más. Y nos engañamos a nosotros mismos diciendo que somos felices aunque la auténtica felicidad no hemos podido experimentar. Justificandonos de que es momentánea y que poco suele durar. Que has de llorar un mar de lágrimas por cada sonrisa de verdad. Nacimos, crecemos y morimos creyendo esa argucia disfrazada de moralidad. A los cuerdos nos llaman locos y los locos los visten de normalidad. Nos llenamos la boca con la palabra libertad sin darnos cuenta de que nunca seremos libres mientras aceptemos el cuento que nos han querido contar. Así que empiecen andar esos guerreros que llevan como medalla sus cicatrices y que no les pesan para luchar. Que llevan tatuadas sus heridas y nos les hace frágiles mostrar su debilidad. Anclados al mundo, a la naturaleza, dispuestos a morir para poderla salvar. Les duele el corazón a causa de las injusticias pero nada los puede derrotar. Caminan por el mundo como uno más pero el brillo en sus ojos es fácil de diferenciar. Parecen de otro planeta, por ser tan diferentes a los demás. Son los únicos que saben el origen de los tiempos, la verdadera historia sin enmascarar. No les hace falta buscar entre libros, saben que en su corazón habita la verdad. Son tiempos difíciles pero se nos acaba el tiempo de poder cambiar. Este mundo lleno de cosas materiales y vacios de bienes emocionales. Y es que está vida nunca fué casualidad, fué creada igual que nosotros con una misión que complementar. Así que dejemos de fingir esta causa y empecemos todos a actuar. Que todos somos iguales, solo que cada uno tenemos una diferente misión que realizar. Hacer brillar vuestras capacidades, somos las mejores maquinas de crear. Utilizar vuestra mente y no dejéis que vuestros pensamientos os consigan dominar. No somos un cuerpo que posee un alma, somos un alma atrapado en un cuerpo, la cual no sabemos utilizar. No dejes que se marchite como esa flor que se nos olvidó regar. Y ahora seré juzgada una vez más, como ingenua por mi mirada a las estrellas apuntar. No creo en las leyendas creo en convertirlas en realidad. Así que me juzguen también de fantasiosa por la ficción querer proyectar. Te lo cuenta una que solo creía en lo que veía, hasta que mil piedras me hicieron tropezar. Y saborear mi inocencia, el egoísmo de creer que no hay nada más. Mira a tu alrededor con los ojos cerrados y tu corazón te guiará. No pasa nada si sientes miedo, lo malo no es sentirlo, es no saberlo conquistar. Yo le doy a mi mano al que no me la pida, sé que es quien más la va a necesitar. Porqué escalar la cima siempre será más fácil si tienes con quién las noches pasar. Y recuerda,que lo importante es el camino y el éxito reside en lo que en él te puedas encontrar. Escucha la vida que te lanza señales y no creas que son meras casualidades, son migas de pan para que de tu camino no te puedas desviar. Ahora tienes dos opciones, estancarte o evolucionar. Pues perdón tiene el que no sabe y sentencia el que lo quiere ignorar. Demuéstrale a la vida que la mereces y el éxito en tu mano tendrás. Muchos te amarán por los que eres pero serán más los que te odiarán. Por no seguir al rebaño, por haber elegido ser especial aunque eso en este mundo signifique no ser normal.

Tu puntuación:

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS