La Casa de Ann White

La Casa de Ann White

Ice-man1969

10/02/2018


En cuanto a la casa, ésta era de dos pisos, de innumerables habitaciones, un gran hall, muy iluminado por grandes lámparas de lagrimas,todo estaba lleno de cuadros de señores al parecer muy ilustres, cabezas de animales disecados, rinocerontes, ciervos, osos, tigres, entre otros, armaduras de caballeros medievales, armas de guerra, espadas de gran tamaño y peso, pistolas muy antiguas y opacas, con empuñaduras de madera, otras de hueso, en fin una gran cantidad de adornos, pieles, estatuas de greda y otros minerales.

Una gran chimenea hecha de piedra y granito que permanecía apagada, sobre el amoblado había mucho polvo y pelusas además todo o casi, estaba cubierto de telarañas muy largas, que se movían muy lentamente, cuando alguna pequeña ráfaga de viento las llevaba de un costado a otro, __el silencio era tan intenso que podías escuchar tu propia respiración en aquella habitación__además se encontraba al final del pasillo un gran piano Steinwein & Sons, aún con algunas partituras del nocturno del afamado maestro Frederick Chopin y un set lleno de obras de músicos clásicos.

En uno de los costados se apostaba un trombón de bronce en su estuche, un contrabajo con las clavijas rotas y su arco cortado, además un pequeño violín, que al parecer perteneció a un niño, por su tamaño menor, unas castañuelas, flautas dulces y traversas, un fagot, guitarras clásicas, un arpa muy adornada y otros instrumentos musicales apilados en cajas de madera, todas estas hermosas piezas se encontraban en malas condiciones, entre polvo y pelusas junto con otras viejas cosas maltratadas en una derruida esquina.

En la cocina que era enorme, ya quisiera para mí algo así, muy amplia de pisos de baldosas y mármol blanco con una gran cantidad de armarios, muebles menores, un refrigerador color madera opaco muy grande y una cocina de al menos seis platos a gas y otra a leña, _como aquellas de campo_, acompañada aun por algunos leños sin quemar y sobre ellas una gran campana de cobre, aunque estaba opaco, era una maravilla la calidad del trabajo, también una gran cantidad de menaje colgando, todas ordenadas por tamaño y un set interminable de cucharones y otros tipos de cubiertos, esparcidos por el piso algunos al parecer de plata pura, una gran mesa de roble con muchas sillas y sobre ellas aun habían platos acompañados de vasos y cubiertos, dispuestos para ser servidos, el tiempo parecía haberse detenido en ese lugar, el silencio solo se interrumpía cuando una de las hermosas ventanas todas con cristales tipo catedral, estaba mal cerrada y el viento las golpeaba contra el marco o cuando algún gorrión curioso peregrinaba en el interior del lugar buscando refugio.

Luego estaba la biblioteca, era realmente enorme, tenía unos estantes que llegaban casi al techo, una gran cantidad de tomos empastados, de los más diversos temas, estimo que muchos de esos libros tenían más de un siglo, creo que me tardaría unas tres vidas y media, viviendo unos setenta y cinco años por vez, para tratar de leer toda la inmensidad de volúmenes que estaban repartidos entre escaparates y gabinetes, habían cajas llenas de enciclopedias, revistas y diarios de distintos idiomas en el piso, también puedo observar anchas filas de folletos, de los más variados tópicos, sin embargo en el escritorio se observaban solo dos libros, creo que era un cuento, el cual estaba maravillosamente ilustrado, estaban por supuesto llenos de polvo, luego de limpiarlos un poco pude leer sus títulos, estos eran ( Amor, Paz & Luz de Luna ) y ( Al Final del Camino ) estaban escritos por un señor, de un extraño seudónimo, Ice-man 2112, en fin cada loco con su tema.

Subiendo al piso superior, en una de las tantas habitaciones, había una que se encontraba con las puertas entre-abierta, esta era muy distinta a las anteriores, se destacaba por su gran tamaño, estaba exquisitamente decorada, con grandes velos de color oro, en las ventanas que eran tres muy altas y anchas, esta pieza se veía en buen estado de conservación, una de las paredes estaba adornada por variadas fotografías en blanco y negro, enmarcadas muy prolijamente, algunos cuadros del río Támesis y los montes Urales, un gran toilette muy fino enchapado en bronce, con el espejo roto y junto a este un gran ropero de 5 puertas, era una pieza magnifica de artesanía, también en la esquina se encontraba un viejo fonógrafo y aun costado un sofá aterciopelado, el cual tenía muchas prendas de vestir y otras cosas que lo abarrotaban, se encontraban algunas zapatillas de bailarina, colgadas y algunos tutus

¿Que significancia tenían estas prendas? ¿Alguien había sido bailarina? o tal vez eran admiradores de esta disciplina.

Efectivamente la señora Ann White, alguna vez, fue la estrella de una gran compañía de ballet en la ex Unión Soviética, ahora puedo entender por qué en las fotografías aparecía un extraño lenguaje, __entonces era ruso__como le decimos nosotros los occidentales, Annie ( como también se lo conocía ) comenzó como todas las niñas de su edad muy ilusionada, una vez que presenció un espectáculo de ballet en la ciudad de Santiago de Chile, en el teatro municipal, para ser más exacto, una gran compañía de danza se presentó y debido a su éxito estuvo radicada por este sector durante varios meses, a sus padres siempre les gustaron los espectáculos culturales y por lo tanto la hermosa criatura, siempre participó activamente en eventos sociales y de gala, le encantaba viajar a las semanas musicales de Frutillar y escuchar la orquesta sinfónica juvenil, en la ribera del gran lago Llanquihue.

La música era otra de sus pasiones, sin embargo fue el ballet, él que enamoró su corazón, nunca más pudo separarse de ese arte, siempre quiso ser doctora, pero luego de observar esa presentación, no había duda lo que la pequeña quería escribir en su futuro.

Consiguió autógrafos de las afamadas bailarinas del Bolshoi, también fotografías con el elenco completo, convenció a sus padres de inscribirla en la escuela de ballet de la Casa de Andrés Bello o también conocida como ( Universidad de Chile) y tan solo un mes y medio después comenzó a tomar clases semanales de ésta singular danza, cursaba sus estudios en el Liceo de las monjas francesas durante la mañana y en la tarde clases de ballet y no faltaba nunca era un signo inequívoco de que su camino estuvo trazado a muy temprana edad.

Era tanta su convicción que cuando sufrió un pequeño accidente de bicicletas, precisamente camino a la escuela de danza, estuvo un par de semanas inactivas, producto de una complicado esguince de tobillo y un hematoma en la muñeca izquierda, situación que preocupó un poco a nuestra insipiente artista.

En el intertanto fue convocado un reconocido traumatólogo a revisar el diagnostico, el célebre doctor era nada menos que Luis Tobar Carrasco, un septuagenario galeno, este señor veló directamente por el resto del tratamiento y la posterior recuperación, al cabo de 02 semanas mas, empezó nuevamente con los ensayos de su arte, inicio muy suavemente sin apresurarse, sin embargo ella se esforzaba más cada día, sabía que sus compañeras la habían dejado un poco atrás, pero para ella esa no era un obstáculo más bien era una inspiración.

Poco a poco, sus dolencias fueron sanando, el tiempo comenzó a mostrar una niña que despuntaba como una talentosa alumna, en los ensayos se destacaba por sobre el resto de su clase, ya estaba en otra categoría de eso no había ninguna duda, así lo indica una de las coordinadoras de piso.

Llamaba la atención la persistencia con la que tomaba sus ejercicios, siempre era la primera en llegar y por lo general era la última en abandonar el salón de ensayos. ¡Como una niña pequeña tenía tan gran disciplina y determinación!

Inclusive el grupo de niñas Scout, al cual pertenecía, la invitaban a continuar con ellos, sin embargo la pequeña de apoco comenzó a retirarse del grupo y también se alejaba cada vez mas, del resto de sus compañeras, con las que compartía, hasta este momento. También había abandonado sus juegos favoritos, las muñecas y el bordado, su tiempo libre era dedicado a su nueva pasión.


Las bailarinas del teatro, le auguraban una meteórica carrera, eso sí, siempre le aconsejaron terminar esta etapa en la escuela y en el teatro municipal, y luego emigrar a la ciudad Luz, París Francia, o a la fría pero hermosa Moscú, en la U.R.S.S. las cuales eran las catedrales del ballet en el mundo.

Ella sabía que en algún momento tendría que estudiar esa posibilidad pese a que no quería apartarse de su familia.

La pequeña era la menor de dos hermanas, la mayor se llama Elizabeth, o ( Beth ) era alta de ojos azules muy intensos tenía una larga cabellera dorada, que llegaba hasta su cintura, parecían hilos finos de oro, curtidos por un orfebre, era muy reservada de pocas amistades, tenía sus propios proyectos, muy distintos a los de su hermana menor, todo estaba preparado para viajar a estudiar Arquitectura a Europa, más precisamente a España.

Siempre estuvo enamorada de la obra del maestro Antoni Gaudí, el padre del modernismo Catalán, mensualmente llegaban a sus manos los magazines de “Arte y Construcción” y un sinfín de folletos y otros artículos de la especialidad, los que revisaba con gran pasión y detalle durante horas enteras, comparaba las nuevas tendencias, diseños y formas buscando la finesa, la perfección y el estilo, todas estas cualidades eran el trabajo de las escuelas que llevaban la vanguardia en la época.

La hermosa Elizabeth era quien ayudaba a la menor a alcanzar sus metas, pues ella tuvo que interceder también a sus padres, que dejaran a Ann, estudiar Danza, al principio no era del agrado de sus progenitores la idea, ya que anteriormente, la menor había pedido estudiar Violín y luego Piano y en ambas ocasiones, las había abandonado después de un tiempo, pues su entusiasmo había decaído.

Sin embargo ambas hermanas que eran muy unidas y en estas situaciones aun mas, lograron torcer la mano a su padre don Miguel, que pese a lo riguroso de su juicio, cedía finalmente con facilidad ante las sonrisas de sus hijas, movía la cabeza en señal de aceptación.

__ Decía está bien__

Una vez más me ganaron, hagan lo que ustedes quieran cuentan con mi apoyo, luego fue más fácil, transar con la madre, quien rápidamente no le dio más vueltas al asunto dando su consentimiento, pero sin antes advertir que en caso de un tropiezo serio o si es que notaba una conducta abúlica en la menor, por lo tanto si esta acción se repetía, las clases de ballet, serían desechadas de inmediato y sin apelación, antes lo cual ambas señoritas tomaban sus palabras como algo definitivo.

SIPNOSIS


Una niña y su sueño, de estudiar ballet, esta es una pequeña historia dirigida aquellos que luchan por sus sueños e ideales y que pese a lo desfavorable de la vida, nunca se rinden…

Continuará….( eso creo)…ya no depende mí, sino de Ustedes.

__ICE-MAN 2112__

Tu puntuación:

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS