En el fluyente círculo de la existencia humana, gira en extraño espiral, el amor, fuerza que agita el alma, sacude el corazón y azota el cuerpo.

¡Heme aquí, sueño insondable de mi destino!


En ésta noche, noche clara, donde la luna rosa vuela sobre mi ventana, vuelan igual, las falsas palabras que otrora amor juraron. Al recordarlas, puedo palparlas.

¡Yacen frías, como fría era su alma!

Entre el silencio y la palabra no hay silencio. Bosques insondables de desesperación embriagan. Fragmentos de cartas rotas navegan en el intelecto, languideciendo sin más, en el naufragio del olvido.


¡El tiempo apremia y el aire agita, devorando instantes felices y arrastrando lágrimas muertas!

*

El sueño gira

Y delirante realidad fluye


Cada letra

Cada verso es un suspiro


Qué difícil pasar las hojas del tiempo


Contar los instantes para decir

Morimos


¡Extraño sortilegio del destino!


Nos pone de frente

Y ata las manos a la espalda


Sombra de deseos

Ínfula perdida

Estirpe de la noche

Que como el sol germina


Latido silente 

Que se expande en el infinito.




* Imagen tomada del muro de Islam Gamal. 


Tu puntuación:

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS