Amanecí calmado, con ganas de funcionar, mi nuevo brazo biónico, el chip en mi cerebro que le permitía atravesar la realidad cercana, pero no encuentro el destornillador por si acaso, ¿dónde se habrá metido?

Puntúalo

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS