Amores Clandestinos

Amores Clandestinos

_melyaragón

01/10/2019

Se miraban como si fuesen trofeos, con admiración…

Sus impulsos carnales los obligaban a hacerse uno solo cada instante a primeras horas de la madrugada, cuando todos dormían, cuando todo en silencio estaba, cuando sus compañeros de vida ignoraban de sus fechorías… cuando todo estaba en calma, ellos se encendían como una chispa que da vida a una llama, llama letal de amor amantes.

Pasión renuente de dos almas profanas a la unión divina de amor que prometieron a sus ideales… pero que en las sombras reinaba la clandestinidad de ser de otros.

El corazón de Astrid Preyonk fue por él de lo que no fue por nadie. Dama aclamada por su belleza y respetada por sus modales, Astrid ama y señora de gran casa, vacía por dentro, interpretando el papel de su vida junto a su “amado” siendo la pareja perfecta ante los ojos de la sociedad, pero que en el interior de su hogar reinaba el frío ambiente de un funeral. Maldita sociedad superficial que juzga por apariencias, que ama lo falso, obligándolos a esconderse del mundo en el interior de su clandestino nido de amor, si por llamarlo así a aquel motel de mala muerte. Disfrutando minuto a minuto del roce de sus pieles, de los prohibidos besos, de la unión imperdonable de sus cuerpos llevándose al clímax. Ocultos de las miradas ajenas que los conocen al verlos llegar a aquel profano lugar, en donde sus almas paganas sedientas de deseo se unen como prueba de amor impuro fruto del vacío absoluto de sus vidas a la luz del día.

Infieles, condenados al purgatorio por pecados ilícitos de amor, un amor que vista de la sociedad era maldito pero que en las sombras internas de sus corazones era el más puro y sincero.

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS