El pequeño elefante Bimbo, asistía al colegio igual que todos los otros animalitos de la selva, sus amigos mas cercanos son el pequeño mono Duran, la serpiente Linda y la coqueta jirafa Maciel. Todos los días caminaban juntos al colegio y disfrutaban del recreo. pasaban la vida juntos, en vacaciones, se bañaban todas las tardes en el lago y compartían sus juegos favoritos.

Era el último día de clases antes de las vacaciones de invierno, en la selva el ambiente estaba tenso, los adultos preocupados, tenían prohibido acercarse al lado sur de la selva, justo donde se encontraba el lago.

¿que pasara?.- pregunto el mono duran

¿porque no podemos ir a ese lado de la selva?.– dijo la jirafa Maciel.

No lo .– contesto Bimbo

Dicen que es algo muy raro lo que llego anoche a la orillas del lago, los adultos están asustados,.– dijo la serpiente linda.

Mientras transcurría la mañana, los niños pasaban el tiempo en la sala de clases, junto a la maestra haciendo sus que hacerse.

Entonces, a la hora correcta, muy puntual mente, suena el timbre del recreo, los chicos salen al patio del colegio, como todos los días, se juntaron en el centro, para jugar o conversar de sus temas favoritos, lo que hacen los chicos comúnmente, pero ese día, el tema era distinto al de siempre, algo extraño había llegado a orillas del lago y ellos tenían la curiosidad de saber que era aquello, que además ponía tan nerviosos a los adultos.

Decidieron escabullirse del colegio, solo por los minutos que durara el recreo, querían ver con sus propios ojos lo que había en el lago, la serpiente les contaba que su mama que era la más informada de la selva, sabia que habían llegado unos seres extraños, monstruo de dos patas que aterrorizaban a los adultos, avanzaron sigilosamente entre los árboles, el mono duran llevaba la delantera, desde la copa de los árboles observaba todo lo que pasaba a su alrededor, mientras más se acercaban fueron apareciendo entre los árboles, unas extrañas cuevas que se posaban en la rivera del lago, eran de diferentes colores, una pequeña y extraña cosa amarilla, alumbraba en el centro.

Los niños se acercaban peligrosamente, las criaturas se movían en dos patas y cargaban objetos extraños, cada ves estaban más cerca, ya podían escuchar sus voces, sus rugidos eran extraños, aunque no parecían peligrosos.

Los pequeños decidieron intentar hacer contacto.

Saldremos de nuestro escondite y trataremos de comunicarnos con ellos. Cuando ya estaban a punto de aparecer, frente a ellos tuvieron las imágenes más aterradoras que jamás creían que verían… Unas cosas raras que tenían animales adentro, apiladas en un lado de las cuevas, en las ramas de un árbol, colgaban las pieles de otros animales.

De pronto, se sintió un ruido entre los árboles, algo se acercaba a ellos muy rápidamente, los chicos huyeron despavoridos, corrieron lo más rápido que pudieron, pero fue inútil, en un claro, le dieron alcance, los niños se abrasaron y cuando estaban allí llorando resignados, se oye una voz que les dice.

¡¡¡Chicos!!! vuelvan al colegio, el recreo termino hace 15 minutos, esta parte de la selva esta prohibida, lo saben.

Los niños se sintieron aliviados, volvieron a clases sin mirar atrás y prometieron nunca más, alejarse del colegio.

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS