AVE MIGRATORIA

Una isla pérdida en el amplio mar  vio nacer a un niño

Pequeño, meditabundo, inteligente, sagaz

Amante de la fauna

La flora

Y, el mar

La cuna que lo vio nacer: EL MAR

Lo arrullo con el sonido del vaivén de sus olas, esas que rompían en la orilla sin cesar

Y, muchas veces ese océano azul se confundía con el color celeste de sus ojos de mar

Sus Padres

Tenían la creencia que el océano entraba en su casa a través de los ojos de su hijo

Estos, la continuación del oleaje azul que golpeaba las puertas de su hogar sin parar, en compás

En ti

Tú niñez se fue llenando

De carencias

Escasez

Ausencias

Despedidas

En la adolescencia ya la brújula del destino tenia marcada tú bitácora: PARTIR

Alejarse lo más posible de esa prisión de sol, arena y sal

Si, el norte…el fin último romper esos barrotes de agua

Donde se ahogaban todos los gritos de LIBERTAD

De hombre

La profesión cuidar de animales enfermos

Y un objetivo volar lejos

Migró

Ave poderosa levantó su primer vuelo

Y este lo llevo a un país nuevo, ajeno

En el conoció el Amor y contrajo Matrimonio

Se casó con una adorable mujer

Padre de dos hermosos hijos

En ese lugar desarrolló su profesión, todo su potencial

Nuevamente

Una cruel fatalidad, otra vez la despedida…la partida, el ADIOS se abalanzó sobre su sueños

El ave tuvo que volar de nuevo

Ahora ese vuelo fue más lejos, surco un océano completo

Buscando nuevamente un Hogar

Estabilidad

Paz

Seguridad

Un futuro mejor para sus hijos

Algo para admirar, entender, asimilar

Este día pido en oración descanso para tus alas

Este aterrizaje, el definitivo

Y que este tu nuevo proyecto de vida se vea coronado por el éxito

Tambièn

Recuerda que una dulce mujer, de cabeza bañada por la nieve de los años, que tanto ha visto caer 

desde la ventana de su ser

Yace sentada frente a ese mar que te vio nacer

Ella, cada amanecer

Te reza

Llora

Sueña

Espera el día en el cual vuelvan a encontrarse otra vez 

En el nido aquel que dejaste alguna vez.

                                                                                    ALEXIS H.

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS