El pájaro Pui Pui

El pájaro Pui Pui…

La ciudad de Caracas se despierta con el sonido del pájaro Pui pui, quien vuela alto por el valle protegido por el cerro Ávila. 

Es sábado, se siente la calma de la semana …todos duermen, pero a lo lejos el pajaro Pui Pui divisa a la niña con el lazo más grande que jamás haya visto. 

Vuela sobre ella quien está comiendo el helado más grande que jamás haya visto.

Pui pui canta el ave y le dice a la niña: ¿puedes darme de tu helado?

A lo cual la niña le contesta: ¿qué tienes para compartir? La energía debe fluir y haber un intercambio- se justifica la niña.

Si…contesta pui pui, pero tu corazón debe ser puro cuando regrese para el compartir, o sino la energía puede destruirte…¿aceptad el reto?

¡Si!: le contesta la niña del lazo más grande que jamás haya visto.

Pui pui vuela alto y se dirige a la cueva intraterrena en el cerro Avila, atravesando el portal del tiempo para buscar el diamante más grande que jamás nadie haya visto.

A su encuentro sale el niño Guardian quien apunta con los rayos de sus manos y le pregunta: ¿qué buscas pui pui?

Sabes que solo puedo dejarte entrar si tu petición es pura de corazón.

El pájaro pui pui le contesta: he visto a la niña con el lazo más grande que jamás haya visto y está comiendo el helado más grande que jamás haya visto. Pero me pidió compartir para darme el helado más grande que jamás haya visto y sólo conozco el diamante más grande que haya visto del cual tú eres el único guardián.

El niño guardián toca el corazón del pájaro pui pui y sintiendo la pureza e inocencia de su petición le permite llevarse el diamante más grande que jamás nadie haya visto.

Ya volando nuevamente sobre la ciudad de Caracas se acerca feliz a la niña con el lazo más grande  que jamás nadie haya visto y le entrega a la niña el diamante más grande que jamás nadie haya visto.

Ella le dice: pui pui que generoso eres me traes el diamante más grande que nadie jamás haya visto ¿solo por un helado ?…

La niña tocó el corazón del pájaro pui pui y sintiendo la pureza de su corazón le dice: devuelve el diamante a su guardián, los humanos no estamos preparados aún para recibir ese poder…ven todos los sábados a compartir conmigo de este helado y de la maravillosa energía que irradia tu corazón que  me llena de alegría y risa…

Luego de probar el helado pui pui voló rápido y regreso el diamante que mantiene la energía de sabiduría e iluminación de Gaia…

Todas las mañana cierra los ojos y silencia tu mente para que puedas escuchar en cualquier lugar que te encuentres del Planeta Tierra el canto Pui pui ….pui pui…pui pui…

Alexa Coronado

Cuento  infantil…para el niño o niña que seremos siempre.

Etiquetas: 01072022

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS