El hombre domesticado

“Y la luna, testigo de la muerte,

los reflejos de las navajas en el lago,

donde sus aguas van tiñéndose de rojo.

Atrás quedaron ya los celos y las venganzas,

los desamores y las traiciones.

La cólera, los rencores

saldados con la muerte,

lo único real de la vida.

Y la luna testigo mudo de amores y desamores “

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS