Un viernes en abril,

otro día en la mañana,

dejando sueños en la cama,

como huesos de marfil.

un viernes de abril,

machacando al subconsciente,

por la ansiedad impaciente,

de la muerte juvenil.

Un veintitrés del cuarto mes,

el canto de un codorniz, 

en el poste hace matiz,

advirtiendo la vejez.

Se levanta tan de golpe,

con la esperanza prudente,

pero incertidumbre vigente,

de invertir lo que conoce.

Suma copias de papeles,

tinta vieja de impresora,

sirvienta entrevistadora,

lame botas de los crueles.

mal sentado observa el suelo,

y los caites de mercado,

un poco desconcertado,

premio nobel del desvelo.

Si los genios no se estancan,

ni el atleta se detiene,

qué hará un genio en una banca,

cuando las tripas más le truenen.

Tiende la cama en un minuto,

como aprendió en lo militar,

frutos buenos del corrupto,

vicio raro de intentar.

Ropa limpia amontonada en silla,

pronto habrá que irla a doblar,

pero no doblega sus rodillas,

al que mucho tiene que pagar.

De la cama al escritorio,

del escritorio a la cocina,

en el mismo repertorio,

más de un año y no termina.

Le interpreta a las vajillas,

canciones viejas de un Arjona,

esperando así algún día,

vajillas vueltas en personas.

Llora algunas metas boca abajo,

en cama dictadura del estrés,

porque no es rentable su trabajo,

¡Al carajo este sistema de una vez!

Por desayuno las ideas,

en el almuerzo pesadillas,

de merienda un par de apneas,

y pa’ cenar restos de un día.

Se aproxima entre sus ojos,

los fluidos de su alma,

de la deuda en cuánto enojo,

a su calma desempalma.

Si los malos se enriquecen,

a los pobres se reparten,

la miseria creen que merecen,

aún haciendo la mayor parte.

Cuestionando su destreza,

exigiendo a la doctrina,

por qué el genio subestima,

al Galilei en su cabeza.

Llegará para su vida,

la reacción de su acción.

Cuando cambie su facción,

y toda norma conocida.

Tantos viernes de Abril,

tantos genios pre suicidas.

Aunque cien guerras fallidas,  

munición en el fusil.

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS