La casa en la playa

La casa en la playa

MANYOMA

23/02/2021

Anabel frente de su ventana observaba la lluvia, añorando esos días de diversión con la familia, sus hermanos, Daniel y ella no desaprovechaban una lluvia como esta.

Ahora vive en su propia casa llena de lujos, hoy no puede usar motocicleta el clima no le favorece, a lo lejos observa a unas niñas de su edad divirtiéndose jugando a la pelota, lo que le ocasiona  una sonrisa, el recuerdo la extrapolan a aquel lugar a la casa de mama,  se imaginaba la sensación de la aguade panela con queso, una vez terminaban de jugar con sus hermanos.

Como disfrutaba con la tapa que se deslizaban por la loma, que daba directo a la cancha, ay abajo la esperaba Daniel para retenerla y no se golpeara con los arcos de madera; Anabel, salió de su casa, para buscar lo que ella llama su futuro, abandono el ultimo año del colegio, dejo atrás todo su pasado para vivir una vida de lujos y diversión, ahora es la mujer de Antony un hombre de 30 años el cual llego al barrio después de viajar por Europa y Norteamérica, las chicas al verlo se deslumbro con sus ropas y automóviles de lujos.

Daniel era el novio de Anabel ambos tienen 17 años,  siempre le recalcaba la importancia de la educación que esa seria la oportunidad de salir de la pobreza y ayudar a su familia.

Daniel era un joven brillante y disciplinado, no gustaba de fiestas. Cada día escribía a Anabel alguna carta o poema, ella era su inspiración y su musa.

Era como uno mas de la familia doña Verónica y el señor Esteban siempre lo tienen en los planes y era común que almorzara con ellos.

En una ocasión viajaron a la playa de la bocana toda la familia, Daniel prometió a la familia que algún día le regalaría una casa en la bocana, para que pudiesen viajar cada vez que quisieran.

En la tarde en la playa hubo un evento, donde se presentaba un grupo folclórico, currulaos de la región para el deleite de los turistas.

Antony estaba hay en primera fila rodeado de unas chicas rubias, en la siguiente canción el musico del grupo dio un saludo especial para Antony, lo cual no paso desapercibido para Anabel; mientras Daniel jugaba con los hermanos e Anabel, Anthony y Anabel se cruzaron en la playa, la saludo y le ofreció que se acercara a su cabaña privada, a lo cual Anabel se negó explicándole que andaba con su familia.

Mas tarde Anthony hizo llegar de una forma discreta a Anabel unos aretes de oro, muy bonitos, los cuales guardo.

Daniel construyo a los hermanos de Anabel uno barquito de madrea, con los guales se divirtieron mucho, Anabel ya no quiso participar en ninguna actividad de la familia, ella pensaba en los aretes de oro, que le regalo Antony.

Daniel se acerco y le dedico un verso como de costumbre:

El sol y el mar son hermosos

Pero tus ojos son más preciosos

Me gusta ver tu rostro y tu sonrisa

Es mas bueno que sentir esta brisa

Algún día te daré una casa en la playa

Lo conseguiré con mil batallas

Ella le dio una sonrisa, pero esta vez no le dio el acostumbrado beso

Ya en la ciudad, Anabel se coloco sus aretes a lo cual su mama le pregunto, de donde provienen ella dijo me los dio Antony; – ¿Cómo que te los dio Antony? – ¿Cuándo paso eso?, hablamos un rato en la playa y me los quiso regalar, – como puede ser eso, Anabel nosotros somos pobres, pero no necesitamos que nos regalen nada, Daniel sabe eso, Esteban, Esteban, qué pasa?, Verónica?, tu hija recibiendo regalos del Antony, unos aretes de oro, ¿cómo?,

  • Válgame Dios de cuándo acá? Nosotros necesitamos que nos regalen las cosas, en tus quince años entre Daniel y yo te regalamos tus aretes, horas trabajando en el monte sacando madera, logramos comprarte los aretes. Y ahora a si nomas viene un traqueto y te regala unos aretes, así como así. –
  • Daniel en la puerta de la casa escucho la conversación, al salir Anabel, solo le dijo que pena que te enteraras así, ya no quiero estar contigo voy a adarme una oportunidad con Antony, eres un buen chico, pero yo necesito un hombre que se encargue de mí.
  • Toma la tarea de cálculo, con voz llorosa y ojos encharcados, – Ya no iré al colegio ya llegué a mi meta, me mudara a una casa que me regalo Antony, no necesito estudiar, te deseo lo mejor Daniel.
  • El ruido de un motor potente camioneta de alta gama, RUM, RUM, RUM, En la calle esperaba a Anabel, la cual se monto solo llevo de su casa, la ropa que tenia puesta y la carta que Daniel puso en las tareas.
  • Partió rumbo a la felicidad, y Daniel quedo en los brazos de doña verónica quien lo consoló y donde el lloro por unos minutos, luego se repuso y le dijo doña verónica, don Esteban la vida sigue, hay que luchar, y oremos por Anabel no le espera nada nuevo.
  • Esteban logro graduarse con honores y su proyecto de grado tubo un patrocinio lo que le permitió organizar su empresa, de refrigeradores.
  • Anabel vivió como una de las mujeres de Antony, en una gran casa donde el venia un par de día a la semana, una jaula de oro, al principio se sentía muy bien con sus juguetes electrónicos y comiendo a domicilio, pero hace unos meses no habla con sus padres, ni con sus hermanitos, la nostalgia y la melancolía empieza ha sentir el espíritu de Anabel y a cambiar su alegría por llanto, reusaba a acordarse de Daniel, pero hoy no pudo y derramo lagrimas a recordar lo bien que le cantaba, o cuando le recitaba sus poemas, y lo respetuoso que siempre fue.
  • Corrió al cuarto a revisar la nota que le escribió ese ultimo día que lo vio y le yo lo que decía:

Yo se que estas saliendo con Antony

El Vino y me lo dijo

Alardeo que podía conseguir a la mujer que quiera

Que me alejara sin decir nada o lo lamentaría

Tienes derecho a soñar a tu manera

Entiendo tus temores, la prime luz es la que guía

Pero cuando se acabe esa luz

Aquí te espero con la luz verdadera

Debajo del árbol de guayaba esta la llave de la casa quince de la bocana

Yo te espero no diré nada

Ni un reproche, te estaré esperando para iniciar desde cero

Mi amor es sincero, no hay lugar para el rencor

ATT: Daniel.

Anabel salió con todo y lluvia, se dirigió al Árbol de Gayaba, unas horas cuando seso el aguacero se embarcó hacia la playa y vio una casa enorme que decía casa quince, abrió la puerta y hay estaba Esteban, tomando vino y escuchando a Roberto Carlos, al verla no dijo una sola palabra, la abrazo y consumaron lo que pasa cuando un hombre y una mujer piensan vivir para siempre.

El guapo Antony emprendió un negocio, del cual no pudo sobrevivir, drogas y armas fueron su pasión y su final, fua abatido por un traqueto rival al cual el guapo Antony le sedujo a la mujer, este lo cito como para cerrar un negocio, lo dejo a solas con la mujer, este ya sospechaba que se la querían jugar, al e intentar besarla, Pao la bala en la cabeza cayo y con ella la historia de Antony el apuesto

A la mujer no hizo nada, era de sus hijos.

En la playa viviendo felices Daniel nunca refirió el pasado a Anabel, dejaron las huellas a tras construyeron un nuevo sendero y de nuevo cada vez que llueve, todo se transforma en alegría,

Mama y papa cada vez que llueve vienen a disfrutar de la casa de la playa.

Daniel y Anabel, son todas esas historias de amor inconclusas, por diferentes razones, a veces las matas la precariedad, o muchas veces el deseo de experimentar, pero nunca la verdadera razón es algo material.

Es mejor perdonar, que vivir triste toda la vida

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS