Desperté 3:00 am, sudor helado, escalofríos y esa ligera y amarga sensación de que estaba siendo observada, pesadillas se repetían en mi cabeza.

Reviso mi celular, intento encontrar alguien más despierto para evadir el miedo que sentía en ese momento, no suelo temer, pero, cuando pasa así es inevitable ignorarlo.

Una voz fría que tenía grabada en mi cabeza, susurraba mi nombre, era tan sombrío. Tres toques en la ventana, la puerta abierta apuntando a ese lugar que tanto temo, la imagen de un rostro destruído que vagaba y me observaba solo a mí.

Comienzan a cerrarse mis ojos, el sueño me hace rendirme. Una brisa helada me estremece, pasos tenues se acercan y la puerta entre abierta rechina y termina por abrirse completamente, Beth, debes descender, debes seguirnos, escucho en mi oído luego despierto.

Otro sueño más pero era tan real, que cuando ví la puerta estaba justo como en esa pesadilla, cada vez cobraban más alto esas energías que se proyectaban fuera de mí ¿que está pasando y porque me está pasando?… aún no lo sé.

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS