1º Parte: Fantasmas

1º Parte: Fantasmas

alexia

02/05/2020

A medida que pasa el tiempo, los sentimientos se hacen más profundos, las sensaciones más intensas y los fantasmas del pasado se cuelan de manera inexorable.

Cuando todo lo demás falla, solo te queda escribir y que algún desconocido «se apiade de tu alma.»

Desgana, tristeza, desazón, soledad, miedo, incertidumbre, nostalgia…

Emociones que a la cara dan miedo ya que vivimos en un mundo cínico donde prima más la » felicidad» que la verdad y donde es mejor callar que hablar.

A mi me llevan persiguiendo toda mi vida, a mayor o menor intensidad. Ahora han explotado de la peor manera posible, todas juntas.

La que mayor pánico me causa, es la que no puedo controlar y a la que no hallo explicación.

Es el fantasma del cual creía que me había desprendido.

A veces, se me aparece estando despierta, pero le mando callar, como me han hecho hacer en estos dos últimos años. Incomprensión recibí y pensé que si empujaba todo esa rabia, frustración y dolor hacia dentro, al fondo; no se notaría y habría sido como si no hubiese pasado.

Pero el fantasma te recuerda que no. Y como despierta no le hago caso, se me presenta en sueños. Sueños que he llegado a saborear, acariciando el recuerdo de su cara, de su carácter, de su pelo…

Soy una kamikaze, ya que en vida a esa persona no la disfrute tanto como lo hago en sueños.

Últimamente, este espectro se presenta con demasiada frecuencia y cuando despierto, me pregunto: ¿ y ahora qué?

Sueños cada vez más frecuentes, más realistas, más dolorosos y donde el fantasma deja bien claro quien manda, como siempre ha hecho.

Con la única diferencia, que yo sigo aquí, anclada y congelada a una vida que ya no me pertenece.

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS