Desolación / Historia de Enyel.

Desolación / Historia de Enyel.

Luiz Enyel

26/01/2020

Esta historia es una pequeña parte de un libro que estoy escribiendo. La historia esta resumida y esta dedicada a la canción «Desolation» de Tom Player.

….

El sol había dado su último suspiro y la noche ya estaba aquí, algunos juraban que esta era más obscura, densa y fría que de costumbre. “Miedo”, “angustia”, “desesperación”, “terror”, era lo que podías observar en el rostro de cada caballero, de cada persona aquí, y… no era de extrañarse, pues ahora todos sabían el gran peligro que representaba Ammón. Muchos de los que están aqui ya lo han experimentado, pues ellos estuvieron presentes cuando Ammón rencarno en este mundo, y junto a él, su terrible ejército de demonios.

Él y su ejército ya habían conquistado prácticamente a la mitad de este continente, dejando solo devastación a su paso. Y ahora se dirigían hacia aquí, a la Ciudad de Goliat, la gran Capital de Sargat. Sino podemos pararlo en este lugar, no creo que podamos pararlo en algún otro lado….

Un relámpago se hizo escuchar por todo el lugar, fue tan fuerte que hizo temblar la tierra. Muchos voltearon hacia arriba para ver si estaba por llover, pero para su sorpresa el cielo estaba completamente despejado y así fue a cualquier dirección a la que volteaban, excepto por un lugar. Una nube tan densa y obscura estaba justamente posicionada frente a la ciudad. Era extraño, la nube estaba simplemente ahí, estática, justo debajo en donde termina el bosque y empieza la pradera, en cambio esta parecía esparcirse hacia sus lados, haciéndose cada vez más ancha. Un mal presentimiento llego a cada persona en la ciudad. Todo estaba completamente en silencio, cuando de pronto un aura azoto a toda la ciudad, era tan fuerte y siniestra que muchos dieron un paso atrás, mientras se miraban unos a otros con horror en sus caras, fue como si un huracán hubiera aparecido frente a las puertas de la ciudad.

-Ammón…, ¡Ammón ya está aquí! -Fue lo que muchos empezaron a divulgar.

Todos estaban a punto de prepararse para la batalla, cuando de pronto otro relámpago se hizo presente y en ese justo momento todos pudieron observar lo que se escondía bajo la obscuridad de aquella nube. Era todo un ejército de demonios, con solo ese pequeño instante de luz, pudieron verse miles, quizás un millón de ellos, era… un numero simplemente absurdo. Todos quedaron en shock, los que estaban a punto de correr y prepararse para la batalla, ahora estaban inmóviles, viendo hacia aquella nube, hacia lo que se escondía en ella, hacia lo que estaban por enfrentarse….

En medio de todo el silencio, el galope de un caballo se hizo escuchar. Un caballo salió de aquella sombra, y en él… estaba Ammón, que se dirigía hacia la ciudad.

-Ammón, Enyel, nuestro rey, amigo…. Así que cumpliste tu promesa de regresar…, pero no regresarte con la paz que te fuiste prometiendo y soñando, en cambio trajiste desolación y muerte…, pero Enyel, mi rey, aquí te detendremos, aquí terminaremos con tu sufrimiento y cumpliremos tu sueño…. -Susurro Argus, el Rey de Goliat.

Ammón se detuvo frente a las puertas de la ciudad y los ejércitos que impedían más su avance. Ahí observo por un momento la ciudad, como si de nostalgia se tratara. Después de un momento estiro su mano y con una simple señal desencadeno esta guerra, una guerra en la que nos jugábamos todo, una guerra por la supervivencia.

Miles de demonios empezaron a salir de la obscuridad de aquella nube en dirección a la ciudad.

– ¡Disparen! -Gritaban los generales. Arqueros, magos y catapultas empezaron a disparar. Los demonios ya habían alcanzado a Ammón y estaban por llegar a los ejércitos de caballeros.

– ¡No retrocedan, recuerden porque están luchando!, ¡si la ciudad cae, todos caemos con ella!

….

La batalla se extendió por horas, las hordas de demonios no dejaban de azotar la ciudad, esto… no parecía tener final, en cambio la nube seguía extendiéndose alrededor de esta, como si fuera a tragarnos en cualquier momento, y conforme crecía más demonios salían de ella.

….

Al abrir los ojos de nuevo, gran parte de la muralla ya no estaba, había desaparecido….

….

No podíamos detenerlos, no podíamos detener su avance, ellos no dejaban de venir, mientras que nosotros sufríamos cada vez más bajas y muchos estaban a punto de colapsar, los demonios ya habían devastado gran parte de la ciudad y ahora se dirigían al castillo.

….

Ammón y el rey Argus cruzaron miradas, en ese momento su batalla había empezado. Caminaron el uno hacia el otro, sin importarles nada a su alrededor, hasta que cruzaron espadas.

En ese momento Argus se dio cuenta de la abrumadora fuerza que tenía Ammón, retrocedió y ataco con magia, pero cuando esta impacto se dio cuenta de que Ammón ni se inmuto, simplemente estaba inmóvil en el mismo lugar.

– ¿Es enserio? Eso hubiera despedazado a cualquiera, o al menos lo hubiera mandado a volar…. -Dijo Argus algo incrédulo.

Argus empezó a conjurar un ataque mas potente, pero de pronto Ammón había aparecido frente a él, intentando cortarlo desde un costado, a lo que Argus en cuanto y pudo cubrirse con su espada, pero ese ataque fue lo suficientemente fuerte para dejarlo descubierto a un segundo ataque, por lo que Ammón le dio un puñetazo que lo hizo volar hacia las paredes del castillo.

La pared se derrumbó y callo sobre él, pero de pronto un gran ataque de magia salió de los escombros hacia Ammón.

….

No importaba que tanta experiencia tuviera el rey Argus, o que tan fuerte y rápido atacara, estaba peleando contra un dios…, la diferencia de fuerza era mas de la que imaginábamos, y… aun que todos sabíamos el resultado, no queríamos creerlo. El hombre al que todos admiraban como el hombre más fuerte de todo el reino, estaba siendo derrotado.

….

Ammón, en un descuido de Argus abalanzo su espada hiriéndolo gravemente, pues su cuerpo ya no respondió como debía de ser, por su cansancio y numerosas heridas. La espada entro por su hombro derecho y salió por un costado de su abdomen. El rey soltó su espada y cayo de rodillas….

….

Ammón se acerco al ya moribundo rey, lo tomo del cuello levantándolo en el aire, y mientras lo veía a los ojos, atravesó su abdomen con la espada.

El Rey Argus callo al suelo mirando hacia el cielo, y observo por un momento como aquellas estrellas que brillaban mas que nunca, eran tragadas por la obscuridad dejando así un fúnebre cielo negro, y con una mirada de lamento, dejo salir su último aliento.

Ammón al ver que el Rey Argus había dado su ultimo suspiro, dejo salir una increíble aura, era tan fuerte que pudo sentirse en toda la ciudad, y en ese momento todos se dieron cuenta de que el Rey había muerto.

– “Vamos a morir…” -Empecé a escuchar susurros por todos lados. – “Todo está perdido”, “el rey murió”, “voy a morir”, “no quiero morir”, “¿qué va a pasar ahora?”, “corran…”, “¡todos Corran!”, ¡¡corran por sus vidas!!

….

Mientras corría por las calles intentando salir de la ciudad, podía escuchar gritos y lamentos de ayuda, de dolor, de agonía, podía escuchar cómo mis compañeros eran asesinados. En las calles había cientos o quizás miles de cuerpos que habían sido masacrados por los demonios, había cuerpos por todos lados.

-No quiero morir, no quiero morir. -Decía en mi cabeza una y otra vez. Cuando de pronto algo callo frente a mi con una gran fuerza que me hizo caer hacia atrás, sentí algo en la cara y empecé a quitármelo con la mano, cuando vi mi mano me di cuenta de que era sangre, voltee a ver que era lo que había caído frente a mí, y medí cuenta de que era un caballero, en ese momento voltee hacia arriba y pude ver como decenas de caballeros se arrojaban desde los niveles superiores de la ciudad, prefiriendo suicidarse a ser asesinados por los demonios.

-Es el infierno…, el infierno…. -Dije con voz ahorcada, mientras empezaba a llorar, me levanté y empecé a correr de nuevo por estas calles, que ahora me parecían eternas….

….

Cuando mire hacia atrás, la ciudad había desaparecido, había sido tragada por esa nube negra, por esa obscuridad.

….

La Ciudad Goliat, la gran Capital de Sargat, había caído.

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS