A la indiferencia
como la muerte
Muerte diaria
de solo quedarte
en tu comodidad
de libertad carente
de relaciones vacías
Violencia originaria
Existencias perfectas
Llanto y risa
que ya no sabemos
Hundidos
Abatidos
de románticos
que no sabemos amar
de nihilistas
que no sabemos que el amor
es trinchera
Ahora que hemos apagado
todas las revoluciones
con todos los comerciales
las lunas de plástico
la imbecilidad colectiva
las ganas muertas
en estructura decadente
y vidas que no merecen
ni ser lloradas
Obediencia ciega
Entendimiento inocuo
Pero, y qué pasó
qué pasó entonces
con aquella
lista inagotable
de la máquina
Irracional-Terrorista
Y qué pasó con
Alex Lemún
Macarena Valdés
¿Chew müley
José Huenante?
A Camilo Catrillanca
lo mataron por la espalda
Democracia asesina
Democracia tiránica
Democracia a golpes
Pero las flores resisten
y no se marchitan
por llorar
No, no han matado
nuestras ganas
A quienes resistimos
desde la ternura
A quienes despreciamos
a la indiferencia
A quienes recordamos
para poder avanzar
Ni muerte diaria
Ni carencia de libertad
Ni relaciones vacías
El amor y las letras
son nuestra trinchera.

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS