Suenan pasos

Curiosa, sacas la cabeza entre los barrotes

Las mejillas se oscurecen:

de azul- violeta

                              a violeta-azul

Saludas cálida pegada al frío

A tu lado la palmera,

la del pañuelo en los hombros

de tela de glicinia azul

Su silla apostada en la calle

Mujer mayor tejiendo miradas,

alrededor de niños verdes jugando

Ramo de ojos felinos del jardín,

sombrilla de los insectos delicados,

almohada del sol cuando descansa

Al verte, crece en mí el deseo de llevarte

mas me hablan las hojas. Advierten

Predicen el comienzo de un canto triste

La voz allí dentro, sedosa al principio,

se rasgaría entre las toscas escaleras

Llegaría al sótano, enmudecida y oscura

Vivirías el tiempo encerrada en un reloj de arena

Tus pies chapotearían en la orilla de un mar de juguete

Él no te devolvería las risas ni las palabras dadas

Marchita casi sin fuerzas, buscarías tocar el viento

inexistente de la casa

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS