El golpe suave en Venezuela desde la perspectiva socialista

El golpe suave en Venezuela desde la perspectiva socialista

Veruschka Simko

29/07/2021

EL GOLPE SUAVE EN VENEZUELA DESDE LA PERSPECTIVA SOCIALISTA

Dra. Veruschka Simko Rangel.

En la literatura académica, política y periodística actual se instalaron dos novedades conceptuales alrededor del golpe de Estado. Según la primera, existen “golpes suaves”; según la segunda, también hay “golpes mediáticos”. El riesgo de ambas expresiones no está en el uso cotidiano, sino en lo que se comprenda por ellas. Se aplica “golpe suave” a lo ocurrido en Honduras contra Manuel Zelaya, lo mismo que en Paraguay contra Fernando Lugo, etc. Incluso fue usado para explicar la asonada violenta de la derecha venezolana en 2014. Luego de estos acontecimientos se generalizó su uso. Un golpe de Estado tradicional es uno de los experimentos de la derecha en la Patria de Bolívar Si la Venezuela bolivariana de Chávez sufrió un golpe de Estado no tradicional que puede considerarse el primer golpe mediático de la región, la de Maduro no sufrió ningún tipo de golpe sino algo mucho peor: un ensayo de guerra civil. Usos y abusos de las expresiones “golpe suave” y “golpe mediático”

El Gobierno Bolivariano ha denunciado en diversas oportunidades que Venezuela es víctima de una estrategia conocida como “golpe de Estado suave”, a través de acciones desestabilizadoras orquestadas desde el extranjero y enfocadas en aspectos como el boicot económico, la manipulación informativa, la movilización y la infiltración de gente violenta en manifestaciones, entre otras acciones. La Revolución Bolivariana y Chavista ha sido atacada desde sus inicios pero no ha tenido un minuto de tregua desde la muerte de Hugo Chávez, Estados Unidos y la oligarquía consideraron que la ausencia del carismático líder histórico crearía el clima ideal para destruirla frente a un chavismo que, pensaban, se dividiría y no sería capaz de sobrevivir a su creador y comandante.

El ataque contra el bastión revolucionario venezolano está utilizando este año una táctica que Maduro ha calificado de manera muy gráfica como de golpe suave. Este se desarrolla desde el 12 de febrero y parte de la base de la conocida teoría imperialista del dominó, según la cual al tumbar una ficha todas las demás caen en cascada. El intento de llevar a un golpe militar ese día fracasó estrepitosamente pero sus componentes de guerra mediática y económica se han intensificado. Lógicamente, una operación de esa magnitud exige desprestigiar a Maduro en su calidad de cabeza de la Revolución. De allí que se cuentan por miles las horas y las palabras que diariamente son dedicadas por el ejército mediático neoliberal a mentir descaradamente sobre la presunta incapacidad y carácter dictatorial del mandatario venezolano.

Irónicamente, este plan lo genera el gobierno del país que más guerras de agresión, muertos y mutilados ha ocasionado desde mediados del siglo XIX, cuando arrebató a México la mitad de su territorio, donde el presidente ordena el espionaje masivo de sus gobernados y ha decidido desde hace años el asesinato de cientos de personas por sus drones y grupos de operaciones especiales, donde hay millones de niños viviendo en la pobreza, la desigualdad social llega ya a los niveles previos a la Gran Depresión de 1929 y la policía asesina impunemente a negros o latinos cada vez con más frecuencia.

Con la guerra sicológica se pretende justificar el mayor de los crímenes. Pues no hay nada más criminal que arrebatar a un pueblo la soberanía, la democracia participativa y protagónica y las conquistas sociales, como las alcanzadas por Venezuela bajo la dirección de Chávez y continuadas por Maduro bajo el ataque incesante de la contrarrevolución.

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS