Llovizna y hace frío. El empedrado de la calle está cubierto por una delgada capa de barro chirle y ella piensa que puede resbalar si no cruza con mucho cuidado. Un carro tirado por caballos se acerca precedido por el ruido que hacen los cascos de las bestias golpeando rítmicamente el pavimento. Es uno de esos carros que recorren la ciudad, al acecho de todo resto útil depositado ante las puertas de los edificios céntricos, antes que pase el camión municipal que se ocupa de recolectar la basura. Ella apura el paso y sube a la vereda. Los automóviles no pueden circular pasadas las nueve de la noche por las restricciones de circulación y, definitivamente, no podrá ya conseguir un taxi que la lleve hasta su casa. Tendrá que caminar esas trece cuadras que faltan. Se arrima a la línea irregular que van trazando los frentes de las casas para protegerse del agua que cae persistente y ligera, pero se aleja cuando advierte siluetas oscuras debajo de un balcón o guarnecidas en un pasillo o simplemente quietas. Es tarde. Demasiado tarde para andar sola por la calle. Mañana se negará a quedarse fuera de hora para completar las demandas trasnochadas del jefe de sección. Odia que le pidan que redacte un informe para ayer. Así le contestó. Ella preguntó para cuándo lo necesitaba y él dijo: Para ayer. Eso le dijo. Quedarse fuera de hora. Aguantar la impaciencia del portero que quiere ya cerrar las oficinas porque tiene a su cargo asegurar el acceso a los archivos y programar la alarma cuando se retira el último de los empleados. Recorre los pasillos perseguida por el eco de su taconeo que rebota contra las paredes desnudas. Nadie lee después esos informes. Pero hay que entregarlos a tiempo, con el matasellos del correo del día de cierre como fecha límite. Ha cumplido. Llegó hasta las oficinas del correo tres minutos antes del cierre. Es obediente. Mañana el jefe le palmeará la espalda y le mirará el trasero cuando ella se retire para volver a su lugar de trabajo. Es una buena empleada, pensará el jefe.

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS