Quiero que estas estrofas crezcan a lo largo de mis pensamientos,

que lleguen del brazo a este poema.

Que mi mano no se retrase,

que empiece a pertenecerte y que sea pronto.

No eres una forastera en mi modesta escritura.

Te vi llegar desde mi ventana de mar,

como el susurro de una canción que todos quieren conocer.

Mojabas temerosa la arena,

con tu vestido de perlas y espuma

y tu compasión a cuesta.

No busques más en el tiempo, querida amiga,

hablemos de poesía.

¡Hay tantas frases hermosas que te están esperando …!

Estoy en el centro de la maravillosa pregunta:

La poeta eres tú,

tú eres su dinastía,

eres la frontera entre la alondra y el viento,

tu eres la luna entera y el ave que se queda en el jardín,

eres el último pétalo que nos da la esperanza.

Tú eres quien nos llevaste a la palabra ligera.

Y al resumir el poema,

con la mayor sencillez,

tú eres el verso exacto, que no sabe que lo es.

PD: Feliz días antes de que llegue el 1º de mayo. Perdona mi ansiedad en publicarlo. Te lo mereces tanto¡¡¡¡

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS